¿Has hablado con Siri, usado Waze o pedido un taxi con una aplicación? Si tu respuesta es sí, entonces aprender a convivir con las nuevas tecnologías no va a ser complicado en el trabajo, al menos si te actualizas y desarrollas tus habilidades blandas, coincidieron ayer especialistas durante el Harvard Business Review Summit México 2018 en Ciudad de México, un foro donde se expusieron las últimas tendencias de negocio y transformaciones en las empresas.

Las empresas buscan personas curiosas con capacidad de aprender, colaborar con los compañeros y adaptarse al cambio, que en el entorno global es rápido, considera Blanca Gómez, experta en gestión de talento y transformación de Microsoft.

No hay suficiente gente en el mercado con experiencia técnica como para cubrir todos los puestos. Las empresas prefieren personas con características que se acoplan a la compañía y capacitarlas al interior de la empresa. La formación inicial de nuevos empleados va a cobrar una importancia muy grande porque cada vez más se va a reclutar a personas por habilidades blandas y no duras”, apunta Gómez.

La velocidad con la que avanza la digitalización está provocando una brecha entre las habilidades que se requieren para un puesto y qué tan capacitado está el empleado para desempeñarlo. Es decir, los perfiles cambian de manera rápida y el capital humano tarda mucho en actualizarse.

Cambio de centro de gravedad

“En esta era digital hay un cambio de centro de gravedad: quien tiene ahora el poder de desarrollar estas competencias es el mismo talento de manera autónoma. Las mismas personas tendrán que encontrar lugares para capacitarse en cuestiones técnicas, sin esperar que la empresa sea la que se haga cargo de desarrollar estas habilidades”, aconseja Yvette Mucharraz, profesora de gestión de recursos humanos del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (Ipade) de la Universidad Panamericana.

Hay puestos en los que se utilizan herramientas de trabajo, dispositivos, softwares y plataformas que requieren habilidades que no se tienen. Para una parte de la población seguro es más complejo porque el número de cambios es cada vez mayor, enfatiza Gómez.

Desde la educación básica hay rezagos como en matemáticas y español. “Ni si quiera estamos teniendo lo más básico para cubrir las posiciones y desempeñar el trabajo”, comenta Mucharraz.

“Ahora que estamos fascinados con todo lo que se puede hacer con la inteligencia artificial y el internet de las cosas, lo que no puede hacer una máquina es tener una conexión humana como la empatía. Por ejemplo, en un entorno como un desastre natural, una máquina no es capaz de acompañar el dolor de las personas que lo perdieron todo”, asegura la profesora del Ipade.

Convivir con la automatización

Un tercio de los trabajos se van automatizar. “Significa que vamos a tener que ser capaces de convivir con esa automatización, de trabajar con máquinas con inteligencia artificial, ese el mayor reto que tenemos”, opina Blanca Gómez.

Esta automatización de trabajos implicará no sólo que las personas se actualicen, sino que lo hagan constantemente porque los cambios están llegando demasiado rápido, comenta la ejecutiva de Microsoft.

“Tendremos que aprender nuevas habilidades que hoy no nos imaginamos, pero que necesitaremos en un futuro; aprendiendo nuevas profesiones. Podrá darse el caso en el que algunos puestos se automaticen al cien por ciento, por lo que habrá que cambiar de profesión. Todo eso va a ser el pan nuestro de cada día para todos”, indica la especialista de Microsoft.

Nuevas formas de atraer talento

Blanca Gómez considera que publicar los currículums de los colaboradores en la página web de la empresa un buen método para atraer talento. Esta práctica sirve para mostrarle al mercado laboral el potencial que tienen las personas con las que pueden llegar a trabajar.

En Microsoft todos somos reclutadores, todos estamos pendientes de identificar y atraer talento. Esta es una de la bellezas de la revolución industrial, los medios que tenemos nos permiten utilizar el talento de la compañía para todo, incluso para buscar más talento”, comenta Gómez.

En la era digital es complejo retener a los empleados porque las nuevas generaciones no buscan permanencia, por eso es importante que las empresas creen buenas experiencias a los colaboradores al interior de la compañía, puntualiza Yvette Mucharraz.

“Las compañías tienen que buscar métodos de trabajo más creativos para que las personas quieran trabajar en la organización y sean más propositivos en el puesto”, afirma Mucharraz.

En esta era digital las redes sociales están jugando un papel importante en el proceso de reclutamiento. Hay empresas que investigan en las cuentas de los candidatos qué comentarios emiten y los candidatos indagan en las redes sociales sobre la reputación de las compañías, dice Mucharraz.

Las nuevas generaciones se sienten muy atraídas por las empresas tecnológicas. Por este motivo, Gómez aconseja a las empresas que no son tecnológicas a mostrar a los candidatos lo que están haciendo en digitalización o si tienen algún plan a futuro sobre este tema.