Ancelmo García Pineda, quien desde 1990 trabaja como asesor en México de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y ha desempeñado un cargo similar en la Secretaría de Trabajo en los gobiernos del Partido de Acción de 2000 a 2008, opina que una de las prioridades del próximo gobierno tiene que ser una mayor distribución de la riqueza.

García, quien lleva más de 20 años colaborando en la revista especializada en temas fiscales, laborales y contables IDConline, insiste en la necesidad de retomar un diálogo social que no se limite a una representación muy bien legitimada y democrática de sindicatos y empleadores. Este diálogo también tendrá que incluir a los tres poderes. Contestó a las preguntas de Factor Capital Humano en una entrevista telefónica el 20 de junio.

—¿Cuál es su balance del trabajo hecho por este gobierno en materia de capital humano?

—La política laboral pública ha sido menospreciada por este gobierno. Este menosprecio se refleja en el hecho de que en la Secretaria correspondiente, no se nombre a personas expertas en la materia.

La última vez que un gobierno abordó en serio todo lo relacionado con capital humano fue durante el gobierno priista de Ernesto Zedillo, con el importante esfuerzo que supuso el Consejo de Normalización y Certificación de Competencias Laborales.

—¿Qué hizo bien el gobierno de Peña Nieto?

—Se mantuvo el diálogo social y hubo un crecimiento cuantitativo del empleo. Sin embargo, este crecimiento fue mediocre y no acompañó el crecimiento demográfico.

La cantidad de empleos creados no debe ser la única medida con la cual se evalúa una política de capital humano: hay componentes como salud, vivienda, salarios y precariedad donde nuestro país ocupa lugares muy rezagados en las estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo.

—¿Cuáles deberían ser las prioridades concretas del próximo gobierno?

—Es muy importante que el nuevo presidente inicie un gran debate nacional sobre capital humano y capital social en el que confluyan las voces de la academia, los legisladores, los empleadores y los trabajadores y del ejecutivo.

Este diálogo social necesita una mayor legitimidad a partir de una mayor participación democrática de los representantes de los sectores productivos, tanto de los empleadores como de los sindicatos.

—¿Cuál sería el papel del ejecutivo?

Uno de los problemas es que durante muchos años, los tres poderes hayan abandonado completamente el tema de la política pública laboral. Tiene que haber una mayor participación del legislativo, en concordancia con el ejecutivo y el poder judicial.

La meta final de este diálogo y de las reformas laborales debe ser una mayor justicia en la distribución de la riqueza en el país.

—¿Cuáles son los pendientes a nivel de los sindicatos?

—No se puede generalizar. No todos los sindicatos funcionan de la misma manera. En general, es importante acabar con la corrupción, la falta de transparencia y la falta de democracia en los sindicatos. Pero insisto, no se puede generalizar, igual que en el sector privado.

Ancelmo García Pineda, experto laboral y sindical - Foto: Cortesía

—¿Y a qué nivel ve necesario cambios en el sector privado?

—El modelo de negocios de las empresas mexicanas debe buscar una mayor responsabilidad social. En nuestro país, la responsabilidad social no está vinculada a normas internacionales como la ISO 26000.

Los empresarios nacionales hablan de responsabilidad social con base en normas nacionales. Digamos que se califican a sí mismas. Puedo confirmar que la mayor parte de los empresarios mexicanos se niega a responder a los estándares internacionales”.

—¿Quién de los cuatro candidatos presidenciales trae las mejores propuestas en la materia?

—Los tres candidatos principales, Meade, López Obrador y Anaya, hacen algunas propuestas, pero en general, constato la ausencia en sus programas de conceptos como capital humano y trabajo decente. Por razones obvias, el candidato Meade está muy limitado en su discurso porque tiene que defender el trabajo del gobierno actual.

Ricardo Anaya menciona la creación de un consejo económico social, un tema me parece relevante. Cabe señalar que el único gobierno estatal que ha tomado una iniciativa similar es el gobierno de la Ciudad de México.

Todos los candidatos han hablado de mejorar los salarios y hacer esfuerzos para formalizar la economía, que al final y al cabo es una manera de mejorar la calidad de vida de las personas.

En mi opinión, las propuestas tendrían que pasar por la elevación de la distribución de la riqueza. Y en esta materia, es López Obrador quién más énfasis ha puesto en una distribución más justa, aunque también lo he hecho Anaya. Creo que estos dos candidatos tienen las propuestas más sólidas.

—¿Está claro cómo los candidatos van ejecutar estas propuestas?

—Nos quedan a deber muchos detalles sobre cómo lo van a lograr. No es sencillo. Lo primero sería legitimar la validez de las propuestas mediante un debate nacional con un participación muy bien legitimada de todos los actores sociales.

 

Aclaración 10/06/2018 16.43 HORAS: Las opiniones expresadas por el entrevistado son estrictamente personales y no reflejan de ninguna manera el sentir de la OIT. La decisión de encabezar la entrevista con el aspecto más llamativo de la carrera profesional de Ancelmo García corresponde al criterio periodístico de Factor Capital Humano.