Viajar en vehículo es cada vez más costoso, principalmente por el alza en combustibles. De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), de junio del 2017 al mismo periodo de este año, la gasolina ha registrado un alza de 16% en su precio.

Si bien este encarecimiento suele ser inevitable, al darle un correcto mantenimiento al automóvil puede ser mitigable, de acuerdo con el cotizador de seguros de auto en línea Rastreator.mx.

Al respecto, Ángel Hidalgo, CEO de la plataforma, refirió que una de las recomendaciones de especialistas del sector automotriz y de fabricantes es revisar la presión correcta de las llantas, hacer el debido control de todos los sistemas del auto, así como mantener la afinación del motor, puntos que ayudan en la disminución del consumo de combustible.

Asimismo, Ángel Hidalgo explicó que tener una conducción constante, sin acelerones ni frenados abruptos, también puede mejorar el rendimiento por kilómetro, y por ende, el ahorro de gasolina y aceite de los automóviles.

Por su parte, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advierte de productos que supuestamente contribuyen al ahorro de combustible en los automóviles, que se anuncian por diversos medios, ya que sus efectos no son los prometidos.

Costo de viajes también suben

Por otra parte, e independientemente del tipo de combustible que requiera cada auto, la plataforma de comparación de seguros indica que el costo promedio de recorrer algunas de las carreteras con mayor volumen de tránsito de la República Mexicana ha subido.

Por ejemplo, un viaje de la Ciudad de México a Acapulco por la ruta México-Cuernavaca costaría aproximadamente 60.00 pesos más por pago de gasolina que en julio pasado. Asimismo, viajar a Querétaro desde el mismo punto de partida supondría un incremento de 32.00 pesos en el costo del consumo del carburante respecto al mismo periodo.

En tanto, el precio de la gasolina de la Ciudad de México a Puebla, teniendo en cuenta que la distancia entre ambos puntos es de aproximadamente 134 kilómetros y con un consumo medio de ocho litros por trayecto, sería aproximadamente 21.00 pesos mayor que en julio del año pasado.

Para estas simulaciones de viajes y recorridos, la plataforma consideró el caso de un auto Nissan Versa (por ser uno de los más vendidos en el país), cuyo rendimiento combinado es de 17.4 kilómetros por litro, según la ficha técnica del vehículo.

¿Y en transporte público?

Una opción que podría considerarse como alternativa al automóvil para evitar los costos de combustible es el transporte público.

Sin embargo, esto no aplica en todos los casos, dado que factores como el número de pasajeros inciden en qué tan conveniente puede ser viajar en autobús respecto a hacerlo en automóvil, por ejemplo.

De acuerdo con un ejercicio comparativo realizado por este medio, el trayecto de la Ciudad de México a Cuernavaca, tomando en cuenta gastos como las casetas, tiene un costo de 251.6 pesos por automóvil y de 185 pesos en autobús por pasajero, incluyendo gastos de transporte a la terminal.

Sin embargo, a mayores viajeros, el costo se distribuye más y cada pasajero debe desembolsar menos; si dos personas hacen el mismo trayecto, desembolsarían 125.8 pesos cada uno (59.2 pesos menos que en autobús), contra 330 pesos que costaría transportarse en autobús.

De manera similar, si fueran cuatro personas, en auto cada uno gastaría 62.9 pesos, mientras que en autobús el costo total sería de 600 pesos.

Un caso similar es el trayecto de la Ciudad de México a Guadalajara. En vehículo, el costo por pasajero, tomando en cuenta los mismos gastos del ejemplo anterior, es de 1,507 pesos.

Por su parte, el mismo viaje en autobús conlleva un desembolso de 960 pesos por pasajero.

Sin embargo, si en un vehículo se trasladan cuatro personas, el costo unitario es de 376.75 pesos, es decir, 583.5 pesos más barato respecto al escenario en que cada uno tuviera que pagar un boleto de autobús.