Las vacaciones de verano son una temporada muy esperada por las familias mexicanas, pero que también representa un gasto importante, ya que se suele destinar recursos para disfrutar de algún destino turístico, indicó Provident, empresa líder en préstamos personales a domicilio en México.

En un comunicado, la firma señaló es que este periodo puede aprovecharse y verse como un momento ideal para planear y aprender en familia acerca de finanzas  y de ahorro.

De acuerdo con estimaciones de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, en el 2018 los mexicanos que viajaron a sitios turísticos gastaron 331,000 millones de pesos en las vacaciones de verano, lo que representa un gasto promedio de 6,659 pesos por persona, por lo que una familia con dos hijos podría tener un gasto de más de 20,000 pesos.

Recomendó que ahora que los niños se encuentran en casa, se pueden compartir actividades productivas como reciclaje, creación de huertos urbanos o elaborar productos caseros de uso para el hogar que, además de ser una alternativa recreativa para los más pequeños del hogar, les enseñará que pueden generar varios productos para consumo propio de manera artesanal, lo cual derivará en el ahorro en casa.

Si el resultado es óptimo, se puede vender el producto hecho e iniciar un pequeño negocio y con ello incentivarlos al emprendimiento.

La empresa dedicada a préstamos sugirió que otra forma de obtener recursos en esta temporada es aprovechar alguna habilidad o talento para generar más ingresos, como dar clases de alguna materia, idioma o disciplina artística.

“Puede aprovechar este verano para ofrecer clases particulares a niños o jóvenes, ya que muchos estudiantes aprovechan las vacaciones de verano para regularizarse en las materias escolares que les cuestan más trabajo”, enfatizó.

Aunado a lo anterior, agregó que muchas escuelas y academias ofrecen cursos o talleres, por lo que también es una buena opción invertir y tomar clases para completar o incrementar el nivel educativo o de competencias y en un futuro tener mayores oportunidades para destacar laboralmente.

Provident destacó que, en este periodo de asueto escolar, también se puede animar a los niños a conocer más de finanzas personales y añadió que se pueden inscribir a cursos online o presenciales.

Recordó que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, por ejemplo, ofrece de manera permanente sesiones gratuitas en sus oficinas de la Ciudad de México.

“La educación financiera es muy importante para desarrollar las capacidades necesarias para tener un buen manejo de sus recursos, ahorrar y aprovechar mejor los servicios y productos financieros”, expuso.

Sobre ese mismo tema, también aconsejó acercarse a las instituciones financieras de su localidad para buscar algún producto de ahorro o inversión que se adapte a sus posibilidades y necesidades y que ayude a generar rendimientos e incrementar su dinero en un futuro.