El fin de año es una excelente oportunidad para hacer un corte a tus finanzas personales. Un recuento de lo que sucedió, de lo que hiciste bien (tus éxitos), pero también de tus fracasos, para poder aprender de ellos y no repetirlos en el futuro.

¿Cómo te fue? ¿Creció tu patrimonio o se erosionó? ¿Cómo se desempeñaron tus inversiones? ¿Estás en camino a lograr tus objetivos? ¿Alcanzaste alguno?

Preguntas interesantes, sin duda, que vale la pena hacerse, ya que además nos permiten plantear nuestra estrategia para el siguiente año.

Dicen que no hay que hacer propósitos sino planes, y no podría estar más de acuerdo con ello.

A continuación, algunos aspectos en los que propongo que enfoques tu revisión de fin de año:

Evaluar qué tan cerca o lejos estás de tus metas

Claro, es lo primero, porque las finanzas personales se tratan de eso: de que alcances tus metas de vida.

¿Cuál es tu meta más importante? Debería ser sin duda alguna tu retiro, pero como también es la de mayor plazo, demasiadas personas tienden a posponerla hasta que es demasiado tarde.

¿Te has puesto a pensar cuánto necesitas para tener un retiro que te permita conservar tu nivel de vida? ¿Cuánto te dará la administradora de fondos para el retiro (afore) o los sistemas de seguridad social? ¿Cuánto te faltaría y cuánto tienes que ahorrar cada mes para lograrlo? ¿Qué pasaría si lo sigues posponiendo?

Para tomar decisiones informadas deberías conocer las respuestas a todas estas preguntas, ¿no lo crees? Así que manos a la obra, hay muchas maneras de hacerlo, incluyendo el uso de herramientas gratuitas que encuentras en línea, o proyecciones que te puede hacer tu afore.

¿Qué otras metas tienes? El retiro es muy importante, pero no es lo único. Hay muchas otras cosas que las personas queremos lograr en nuestra vida.

La evolución de tu situación financiera

Yo recomiendo a las personas calcular su patrimonio periódicamente. Es sencillo y se puede hacer de manera rápida.

Se trata simplemente de que registres por un lado lo que tienes (saldos en cuentas de cheques, ahorros e inversiones) y por otro lo que debes (saldos de todos los créditos y deudas personales). La resta de estas dos cantidades es el valor de tu patrimonio.

Actualmente existen muchas aplicaciones que te permiten registrar tus ingresos y gastos, te calculan esto de manera automática y pueden generar un reporte mensual.

Incluso de manera gráfica, lo cual te permite ver de forma muy sencilla la evolución de tu situación financiera.

Esto es muy importante, porque te permite ver si tu patrimonio está creciendo, que es a final de cuentas lo que todos buscamos.

Puedes también ver si tus deudas se reducen mes a mes, y si no es así puedes encontrar la razón.

El desempeño de tus inversiones

Esto también es fundamental porque aunque mucha gente no lo sabe, el logro de tus metas depende en gran medida de esto.

Recuerda que el retorno no es lo único, ni siquiera es lo más importante (primero hay que controlar el riesgo, y con base en él entonces sí, buscar maximizar el rendimiento a través de la diversificación inteligente).

Pero no te equivoques. El rendimiento depende mucho de cómo inviertes tu dinero, por lo cual, para saber si fue bueno o malo, debes compararlo contra un benchmark.

Por ejemplo, si tu portafolio es 40% renta variable mexicana y 60% Cetes de mediano plazo, deberías compararlo con un benchmark que consiste en 40% IPC y 60% Cetes a 90 días.

Muchos fondos de inversión no ofrecen rendimientos por arriba de su benchmark, o ni siquiera están cerca.

Si estás en ese caso, quizá valdría la pena cambiar de estrategia por instrumentos indizados (que replican el rendimiento de los índices de referencia) y de muy bajo costo, como los ETF.

De esta manera, obtendrás siempre un rendimiento muy cercano a dichos índices (a tu benchmark), y además, eliminas el riesgo de un desempeño pobre o por debajo de él.

Te invito a visitar mi página:

http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas