Quien tiene paciencia, obtendrá

lo que desea ,

Benjamín Franklin.

 

Necesidad, riesgo y ciclo: de manera natural, la incertidumbre actual (desde hace varios meses) en temas fundamentales a nivel internacional traducidos en un pobre desempeño para la inversión bursátil este año genera preocupación entre los participantes. La necesidad de un mejor pronóstico para fin de año en el índice bursátil parece entonces urgente; sin embargo, esto propicia una vez más el riesgo de perder el sentido patrimonial de esta alternativa. La participación de hoy, sin dejar de reconocer la dificultad del mercado accionario actual, comparte algunas reflexiones que invitan a recordar la condición cíclica de las economías y los propios mercados y a no abandonar una estrategia patrimonial que requiere una visión a mayor plazo y no únicamente los siguientes seis meses de este año.

NATURALEZA GANADORA DEL IPC

Entre las reuniones y entrevistas con lectores y clientes, identificamos lo difícil que puede resultar entender cómo el Índice de Precios y Cotizaciones mantiene históricamente una tendencia alcista (ver gráfica). La respuesta es sencilla: ¡no se trata del mismo índice en el tiempo! Recuerde usted que este indicador se revisa cada año (ahora en septiembre, antes en febrero). Un grupo de cinco-seis emisoras entran y salen en función de la operatividad (bursatilidad) que registran los últimos seis y aunque siguen siendo un grupo reducido de emisoras las de mayor peso, estos también se modifican con el tiempo. La mayor o menor operatividad a su vez indica la oferta y demanda de los participantes, quienes reaccionan a los eventos y perspectivas fundamentales, estructurales, psicológicas y/o técnicas de cada emisora. Lo anterior significa que el índice se autorregula, filtra las mejores emisoras cada año y por ello su naturaleza ganadora.

EL LARGO PLAZO NO ES UNA EXCUSA

La invitación a entender y atender estrategias patrimoniales en el mercado accionario mexicano a mayores plazos no es una excusa ¡No es la manera en que estrategas y asesores buscan evitar una respuesta ante una coyuntura difícil en los ciclos de mercado que siempre se han presentado y seguirán presentando! Buscamos acompañarlo en el proceso de construcción de un buen patrimonio a través de una altenativa que ha demostrado una y otra vez sus beneficios en plazos mayores (vea usted cómo han quedado superadas distintas crisis anteriores -bajas del mercado) cuando somos capaces de incorporar ingredientes indispensables como conocimiento básico, metodología, disciplina y paciencia... mucha paciencia.

PRONÓSTICO IPC A LARGO PLAZO, 75% EN CINCO AÑOS

La tabla que se muestra arriba la desarrollamos hace varios años con una idea de congruencia: estimar escenarios a largo plazo para una alternativa cuyo enfoque sugerido es a largo plazo. Aunque la tradición ha sido indicar y comentar pronósticos anuales, es indispensable no perder de vista este mayor plazo.

La tabla se construye automáticamente en nuestro sistema consultor y permite elaborar diversos escenarios en función a dos variables específicas: 1) el crecimiento nominal operativo (EBITDA) esperado para el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) a través del pronóstico de las empresas de mayor peso en su estructura y 2) el múltiplo FV/EBITDA que (suponemos) los participantes estarán dispuestos a permitir para nuestro mercado. La determinación de este múltiplo se hace con un sentido siempre conservador, partiendo de la información histórica y sectorial de los últimos años. El ejercicio supone además que la estructura financiera de las empresas se mantendrá relativamente estable durante los próximos años (similar a su condición actual).

Como usted puede ver, los supuestos que decidimos son conservadores:

Crecimiento en resultados operativos: asumimos crecimientos nominales no mayores a 15% en los próximos años.

El crecimiento promedio actual de las empresas destacadas en el IPC es de 10% en un entorno de gradual recuperación. Previo a las crisis del 2008, las empresas del Índice promediaron crecimientos anuales cercanos a 20 por ciento. La cifra de crecimiento -insistimos -resulta muy razonable.

Múltiplo FV/EBITDA: en esta variable asumimos múltiplos inferiores a los actuales (8.9x) hasta el 2018. Recordamos que los niveles máximo, mínimo y promedio de este mismo múltiplo en los últimos cinco años han sido: 10.2x, 5.0x y 8.5x respectivamente.

Resultados: la tabla indica en la primera fila la condición actual del IPC en términos de su nivel (35,335.71 pts), su Ebitda últimos 12 meses (con cifras al 1 Trim. 11 en $579’405,579) y su múltiplo FV/Ebitda (8.9x). Para cada año, se presentan los supuestos de crecimiento nominal en Ebitda y el Ebitda resultante. Se presenta además el múltiplo FV/Ebitda estimado a fin de año y con ello se determina el potencial del IPC para el final de cada año. Las últimas dos columnas indican el rendimiento potencial para el IPC para cada año y el acumulado.

Atención 2011: con objetivo de hacer más conservador el ejercicio, observe cómo el pronóstico de final de este año (2011) resulta pobre (37,429.74 puntos.)

Ejemplo: para el 2015, luego de crecimientos nominales anuales del EBITDA no mayores a 12% y con un FV/EBITDA de 8.75x, el IPC se situaría cerca de 61,843 puntos (potencial, no garantizado).

Esta cifra equivale a una ganancia anual promedio cercana a 15% por lo que el avance acumulado potencial es de 75 por ciento. La cifra obtenida resulta menor al promedio histórico de avance de 20% en los últimos 20, 15 y 10 años respectivamente en los que se presentaron distintas fases de corrección en los ciclos.

*El autor es Director General Adjunto de Análisis y Estrategia de Ixe Grupo Financiero. Puede seguirlo en: @CarlosPonce_Ixe