El 52% de los mexicanos han pedido por lo menos una vez un préstamo para poder salir de vacaciones, reveló la plataforma de préstamo Fintech yotepresto.com

En un un comunicado, la empresa señaló que una encuesta realizada indicó 1.5% que siempre pide crédito para salir de vacaciones, 14.8% que sólo una vez solicitó un producto de este tipo, 35.7% que a veces lo hace y 48% aseguró que nunca pide un crédito.

El ejercicio fue hecho a 800 personas de las principales ciudades del país como Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey

Respecto a sus gastos durante su periodo vacacional, 38% respondió gastar entre 5,000 y 10,000 pesos, 31.2% de 10,000 a 20,000 pesos, 16% más de 20,000 pesos y 14% que sus gastos se limitan hasta 5,000 pesos.

De los encuestados que solicitaron un préstamo para salir de viaje, 82.5% afirmó que lo volverían a hacer, 26.1% que es la única forma en la que puede costear sus vacaciones y 23.8% porque prefiere pedir un préstamo que comprometer sus ahorros.

Sobre su destino, 74.1% prefirió la playa y 22.1% visitar los pueblos mágicos. De los que prefieren la playa, 37.97% aseguró que gasta entre 5,000 y 10,000 pesos en sus vacaciones, 33.16% de 10,000 a 20,000, 18.21% más de 20,000 y 10.7% puede viajar con menos de 5,000 pesos.

Mientras que de los que optaron por pueblos mágicos, 45% dijo que gasta entre 5,000 y 10,000 pesos, 25.6% hasta 5,000 pesos, 24.44% entre 10,000 y 20,000; y sólo 5% desembolsa más de 20,000 pesos.

Luis Rubén Chávez, CEO de yotepresto.com, esto habla de la baja cultura financiera que existe en el país, sobre todo cuando se habla de crear presupuestos anuales.

“El presupuesto no debe ser únicamente mensual o quincenal, se debe crear un presupuesto anual en el que se incluyan las vacaciones, así las personas se aseguran de poder vacacionar sin tener que endeudarse, sobre todo porque las tasas de interés de los créditos personales en México son sumamente elevadas”, comentó.

El experto recordó que es importante planear con anticipación el viaje, con el objetivo de poder comparar precios y buscar ofertas; así como realizar un presupuesto y respetarlo, con el fin de no descapitalizarse.

“Creo que realmente las personas no revisan bien los créditos que se les otorgan o no saben cómo calcular el interés que van a terminar pagando, porque si lo calcularan, estoy seguro de que nadie volvería a pedir un préstamo para irse de vacaciones”, dijo.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), durante 2018, la mayoría de los créditos personales, que dio la banca tradicional, se otorgaron con tasas por arriba del 40 por ciento.