Muchas personas gastan sin saber ni siquiera a dónde o por qué se les fue el dinero tan rápido.

Varios, incluso, terminan la quincena literalmente sin 1 peso en la bolsa y posiblemente, incluso, con deudas que después se tienen que pagar. Desde luego esto produce una ansiedad o un estrés financiero muy grande.

La mayoría de la gente le echa la culpa a su nivel de ingreso: Es que no me alcanza .

Más de una vez me han atacado cuando digo que las deudas de corto plazo, en particular con tarjetas de crédito, destruyen nuestro patrimonio, con argumentos como no hay otra manera o si en México hubiera ingreso suficiente la gente no tendría que echar mano del crédito .

Se les olvida que el crédito se convierte en una obligación de pago más. Como tenemos que pagar esa deuda parte de nuestro dinero disponible se va hacia ello tenemos menos dinero para otras cosas.

Entiendo perfectamente que el nivel promedio de ingreso en nuestro país es bajísimo, pero incurrir en deudas no soluciona este problema: al contrario, lo hace todavía peor.

De hecho, en situaciones en que los recursos son más limitados, se vuelve más relevante administrarlos de la mejor manera posible.

Capacidad de ahorro ?y voluntad

Yo he visto cómo la gente más pobre puede tener capacidad de ahorro, si tiene voluntad de hacerlo.

Sobre todo las mujeres: es admirable cómo guardan aunque sea unos pocos pesos cada semana en caso de que se presente una emergencia.

También he percibido cómo ellas buscan hacer trabajos sencillos que les generan ingresos adicionales, para poder completar el gasto.

Sin embargo, en contraste, es muy notorio cómo buena parte de la clase media de nuestro país vive más allá de sus posibilidades.

Es normal, querer vivir mejor es parte de la naturaleza humana. Pensamos que el acceso al crédito a veces nos da la oportunidad de comprar algo que en condiciones normales no podríamos pagar (de hecho sí podríamos, porque la mensualidad que vamos a tener que pagar por ese préstamo es dinero que podríamos haber ahorrado antes y comprarlo de contado).

El crédito simplemente nos permite comprar hoy y pagar mañana (el ahorro puede verse como lo opuesto: pagar hoy y comprar después).

Por lo general, utilizar estos financiamientos tiene un costo que son los intereses que pagamos por ese préstamo.

Sí: incluso cuando se trata de meses sin intereses hay un costo implícito y siempre, en todos los casos, un costo de oportunidad.

Es decir, por tomar esa decisión hoy tendremos menos dinero mañana para hacer otras cosas. Así de sencillo.

Es curioso, mucha gente dice: no tengo capacidad de ahorro , pero por otro lado, en una clara incongruencia, piensan: sí tengo capacidad de pagar esa mensualidad, que es adicional a lo que

hoy gasto . ¿Será verdad?

La verdad de las cosas es que cuando uno gana dinero, puede decidir cómo gastarlo. Claro: hay obligaciones como la renta o hipoteca, la luz, la comida y desde luego, el pago de deudas.

A ese nivel, incluso a uno superior, podría estar el dinero para otras prioridades, por ejemplo, para el retiro o para cambiar el automóvil. Después viene todo lo demás: las diversiones, la ropa, las salidas y viajes, etcétera.

Nunca va a alcanzarnos para todo, no importa cuánto ganemos, porque cuando la gente tiene más dinero, tiende a gastar mucho más.

Presupuesto: tomar las riendas de nuestro dinero

De repente, la gente deja de ver un coche más caro como un lujo: muchos lo convierten en una necesidad. Así con todo.

Si ni siquiera sabemos a dónde se va nuestro dinero ni cómo lo gastamos, estamos en una situación en donde el dinero es quien nos controla a nosotros. Debemos cambiar el paradigma.

De hecho, presupuestar significa simplemente tomar nosotros las riendas: asignarle un trabajo a cada peso que ganamos. Decirle a nuestro dinero qué queremos que haga por nosotros.

Tenemos que aprender a tomar control de nuestro gasto. Debemos aprender que como no nos va a alcanzar para todo, tendremos que decidir con base en lo que es más importante, priorizar nuestros gastos, y tendremos que posponer otras cosas para más adelante.

Lograrlo es un paso fundamental para una vida exitosa, no sólo en el aspecto financiero sino en todo lo demás.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas