Una de las recomendaciones más frecuentes por parte de los gurús de las finanzas personales es la de elegir productos a la medida de cada usuario, esto para sacarles el mayor provecho, pero también para que no nos perjudiquen. De ahí que su score crediticio pueda funcionarl, además de una carta de presentación, como una guía al elegir un plástico.

El score crediticio es un puntaje mostrado en el reporte de crédito de las sociedades de información crediticia (SIC), o popularmente conocidas como buró de crédito, y que va de un rango de 400 hasta 850 puntos. Para su estructuración influyen varios elementos, entre ellos la puntualidad de sus pagos, estabilidad laboral y antigüedad como usuario de créditos.

Si ha utilizado créditos por seis meses, quiere decir que ya tiene un score en Buró de Crédito; es suficiente información para que el algoritmo pueda hacer el cálculo. Cómo maneje sus créditos tendrá un impacto sobre este número. Las buenas prácticas, como pagar a tiempo sus créditos, subirán paulatinamente la calificación, mientras que no pagar a tiempo o pedir demasiados préstamos en un breve periodo lo bajarán rápidamente , detalló Wolfgang Erhardt Varela, vocero de Buró de Crédito.

Aunque el score es sólo uno de los criterios que el banco u otro acreedor tomarán en cuenta para determinar si le otorga una tarjeta de crédito o no (y de qué tipo), puede servirle de guía para saber qué tipo de plástico le puede ser otorgado, y además cuál debería de buscar.

A mayor certidumbre, ?menores tasas

Uno de los aspectos que Erhardt Varela destaca sobre el score crediticio y su relación con la tasa de interés es que, a mayor puntaje, menor riesgo implica para su acreedor y, por ello, se le puede otorgar una menor tasa de interés.

En este sentido, resulta factible que los bancos otorguen los plásticos más atractivos a las personas con buenos ingresos, estabilidad laboral y, adivinó, un score crediticio alto (el cual, según el vocero de Buró de Crédito, se da a partir de los 750 puntos).

Por ello, las probabilidades de que una de estas tarjetas le sea otorgada a un usuario con mal historial (con un score de 400 a 550) son bajas, por lo que sólo ciertos plásticos son accesibles para clientes en esta situación.

Para alguien con un mal historial, de manera sencilla y pragmática, la tarjeta recomendable es la que le den, literalmente, porque si la maneja de una manera adecuada, podrá generar un historial crediticio sano, que logre mejorar su mala reputación , dijo Enrique Horcasitas, cofundador de Comparaguru.com.

Estos plásticos, añadió el especialista, suelen ser los departamentales, ya que tiene requisitos más bajos, debido a que su línea de crédito es menor y sólo puede ser utilizada en el establecimiento que la emitió, en la mayoría de los casos.

Asimismo, las tarjetas dirigidas al sector educativo, y aquellas que tienen bajos requisitos, son a las que puede acceder una persona con un historial crediticio afectado, ya que otorgan líneas de crédito poco ostentosas, aunque anualidades y comisiones considerables.

En las tarjetas departamentales, básicas, de estudiantes y clásicas, el Costo Anual Total suele ser más elevado, mientras que en las de mayor categoría (como las oro o platinum) ofrecen porcentajes menos altos, debido a que están dirigidos a un público que supone menor riesgo para el banco.

Por ello, basándose en su score crediticio puede hacer una relación de qué tarjeta podría convenirle y también a cuál podría acceder.

Cuando pide una tarjeta de crédito es recomendable que consulte y compare los plásticos que le pueden dar según el segmento. Conozca su línea de crédito, compare el tema de los costos y las anualidades, ya que hay unas que están exentas de ellas de por vida , refirió el vocero de Buró de Crédito.

[email protected]