Durante esta edición del Buen Fin, sólo 10.5 millones de mexicanos con alguna ocupación tendrán los ingresos que les permitirán tener acceder a este tipo de promociones, que en la mayoría de los casos están enfocadas a quienes hacen compras mediante una tarjeta de crédito o débito, advirtió Martín Romero Moret, especialista de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El jefe del Departamento de Economía del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) dijo que para la quinta edición de esta estrategia económica se esperan ventas por 207,000 millones de pesos, un aumento en las ventas de 5%, cifra menor respecto de años anteriores, en los que se alcanzó hasta 40 por ciento más.

En el país, 79% de las personas con empleo gana menos de 6,000 pesos mensuales, lo que las deja fuera del Buen Fin, ya que el salario les alcanza apenas para cubrir las necesidades básicas y les deja poco espacio para el ahorro .

Romero Moret mencionó que el Buen Fin es más bien una estrategia de las tiendas para ofrecer productos a plazos que descuentos reales a sus clientes, quienes suelen endeudarse con artículos que no necesitan, lo que afecta a largo plazo su economía.

Asimismo, expresó que uno de los aspectos positivos es que se percibe una mejor educación financiera entre quienes cuentan con tarjetas de crédito, ya que de 28.9 millones de tarjetas activas que los bancos reportaron en el 2014, sólo fueron utilizadas 18.4 millones, aunque esto también denota que las personas tienen más plásticos de los que pueden usar.