Siete de ocho operadoras de sociedades de inversión aprobaron la evaluación que realizó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

La sociedad que mejor calificación tuvo fue Finaccess México, con 9.6, seguida de Operadora GBM y Operadora de Fondos Nafinsa con 9.5, mientras que la que obtuvo la calificación más baja fue fondos de inversión Afirme, con 4.9.

Al realizar un comparativo con el mismo ejercicio realizado un año antes, la Condusef informó que en la evaluación actual se observó que algunos documentos carecían de la información sustantiva.

En un primer punto, en el tema de comisiones, sólo 25% de los contratos de adhesión de las sociedades operadoras incluía de forma clara los conceptos e importes de comisiones cobradas en el servicio. Sin embargo, en la segunda evaluación de documentos, 87% incluyó la información.

Aunado a lo anterior, algunas instituciones no consideraban la aplicación de un cuestionario para medir el perfil de inversionista, aspecto que se subsanó hasta en 87% con respecto al total.

En relación con la inclusión de la Unidad Especializada de Atención a Usuarios para recibir asesoría o presentar alguna reclamación antes de la evaluación, sólo 13% mostraba claramente la ubicación y ahora es de 87 por ciento.

Los elementos anteriores brindan transparencia en las relaciones contractuales entre las partes, al conocer los usuarios los costos que implica el servicio y conocer el grado de riesgo que están dispuestos a asumir, elementos que sirven de base documental al momento de que el usuario entabla una reclamación.

¿QUÉ SE CALIFICÓ?

Los documentos sujetos a evaluación fueron:

Un ejemplar del contrato de adhesión.

Un ejemplar de estado de cuenta.

Formato o cuestionario utilizado para definir el perfil del inversionista.

La publicidad que ofrecen en su página de Internet.

El calificador usado por la Condusef para realizar la evaluación se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para los usuarios, ya que busca la transparencia y claridad de la documentación que las instituciones financieras utilizan en la celebración y promoción de sus productos y servicios; en esta ocasión, las propias instituciones financieras fueron quienes mejoraron la calidad de su información, siempre con objeto de promover mayor educación y transparencia financiera entre la población y una sana competencia.

[email protected]