Actualmente descargar una aplicación, ya sea por Play Store de Android o App Store de iOS, nos lleva menos de cinco minutos. Los motivos son muchos: para administrar cuentas, utilizar la banca móvil o el servicio de transporte privado, por mencionar algunos, estas aplicaciones se han vuelto aliadas a la hora de realizar nuestras actividades rutinarias; sin embargo, también existen riesgos que debe contemplar al momento de realizar la descarga, ello con el fin de evitar robo de información e incluso de su dinero.

De acuerdo con Kaspersky, existe una estafa que consiste en robar dinero de los usuarios de estas tiendas de aplicaciones bajo el hecho de aparentar el otorgamiento de periodos de prueba gratis, a esta acción se le denominó como fleeceware.

“En septiembre, algunos investigadores en seguridad de la información descubrieron una serie de calculadoras, escáneres de código QR, editores de fotos y demás programas con funciones básicas en Google Play a precios claramente inflados. A los usuarios se les prometió un periodo de prueba de tres días, pero al darse cuenta de que no tendría caso registrarse en esas aplicaciones, muchos decidieron desinstalarlas. Pero aun así recibieron un cargo”, mencionó.

Manténgase atento

En este sentido, la compañía especializada en seguridad informática, abundó que este proceso se llevó a cabo de forma en la que los usuarios no se percataron hasta después.

En primer lugar, las víctimas tuvieron que proporcionar sus datos de pago a las aplicaciones la primera vez que intentaron ejecutarlas, pues sin esto ni siquiera arrancaban. Esto les permitió realizar cargos por concepto de suscripción sin solicitar el consentimiento del usuario”, refiere la compañía.

En segundo lugar, declaró que desinstalar la app del dispositivo no es lo mismo que anular la suscripción, pues evita que pierda, por ejemplo, sus listas de reproducción en una aplicación de música si por error la elimina, la restablece a la configuración predeterminada o la usa en un nuevo teléfono.

No se trata de malware

Dichas aplicaciones, señaló Kaspersky, no se pueden describir como malware, así que se acuñó un nuevo término para ellas: fleeceware.

Pese a la novedad del término, la trampa misma de ofrecer un periodo de prueba gratis con una suscripción de pago oculta en la letra chiquita se conoce desde hace tiempo y no solamente los desarrolladores de aplicaciones móviles la aprovechan”, indicó Kaspersky.

Además, la compañía refirió que estas apps realizan la función indicada, no solicitan permisos innecesarios y no contienen códigos maliciosos, por ello no son consideradas como malware.

En cuanto a los precios de suscripción, detalló, que aún no existen normas que impidan su inclusión en Google Play.

No se olvide de las letras chiquitas

Kaspersky indicó que para muchos países, existe un límite máximo establecido en los precios de suscripción, pero el costo es el mismo para una aplicación de escáner QR o de linterna, que para un editor de video avanzado, el cual podría costar todo ese dinero, por ejemplo, en el caso de México es de 7,000 pesos.

“Si el precio de suscripción se encuentra debajo de este límite, la tienda permite la inclusión de la aplicación; después, los usuarios deciden si hacen ese desembolso para obtener ciertas funciones. Y ellos serán los únicos responsables por no saber cómo funcionan las suscripciones”, aseveró la compañía en su blog.

En este sentido, es importante que, antes de instalar una aplicación en su dispositivo, lea los términos y condiciones, así como las calificaciones y reseñas que contiene la aplicación, incluso, Kaspersky asegura que en línea existe información relacionada con este tipo de fraudes.

[email protected]