A más de un año de la debacle económica y luego de la crisis por la influenza AH1N1, las empresas aseguradoras reportan al cierre del 2009 un crecimiento de 13.9% en términos nominales y de 9.7% en términos reales, mientras que la economía decreció 6.5% el año pasado.

De acuerdo con Juan Ignacio Gil Antón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) para sortear esta crisis que provocó grandes problemas a otras aseguradoras en el mundo, en México se trabajó para continuar con la protección para los asegurados.

Entre otras acciones, se repartió mayor información, se estudiaron facilidades de pago, modificaciones temporales a deducibles, coaseguros y coberturas, lo que favoreció la conservación de gran número de pólizas.

En el 2009, las aseguradoras pagaron 133,000 millones de pesos para aliviar la pérdida económica de sus clientes en más de 4 millones de reclamaciones. Cada día atendimos y pagamos cerca de 11,000 solicitudes de indemnización , explicó el funcionario.

Por los 100 millones

De acuerdo con Gil Antón, las aseguradoras tienen 98 millones de contratos y las sumas aseguradas equivalen a casi cinco veces el valor de la producción nacional de bienes y servicios en un año.

Agregó que las reservas técnicas del sector asegurador ascienden a más de 450 millones de pesos y las inversiones totales a más de 505,000 millones de pesos.

El directivo de AMIS agregó que en segmentos de menores ingresos se han colocado 5.2 millones de pólizas de microseguros con valor de 137,000 millones de pesos.

jarmadillo@eleconomista.com.mx