Es común que al navegar por algún sitio de Internet salten a la vista promociones u ofertas de algunos servicios y artículos de establecimientos o de marcas conocidas.

Desde cupones, precios de remate, liquidaciones y descuentos  considerables son parte de la gama que se lee en cualquier portal o que incluso llegan a nuestros correos electrónicos.

Aunque algunas de estas ofertas resultan bastante tentadoras e incluso invitan al usuario a aprovecharlas y comprar, es en ese momento cuando surge la duda: ¿Serán ciertos estos descuentos?

Por más atractivos que se vean, podría tratarse de un fraude o suplantación de identidad, por eso es importante que tome en cuenta algunas medidas de seguridad y recomendaciones antes de decidirse a utilizar estos descuentos.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Ventas Online, 38% de los compradores adquiere semanalmente algún producto o servicio por Internet.

Antes de realizar la compra, es importante verificar el origen del descuento y revisar que efectivamente el portal de la tienda o la marca ofrezca un descuento o promoción, recomendó Roberto Martínez, analista senior de Seguridad de Kaspersky Lab.

Indicó que en algunas ocasiones, este tipo de ofertas o cupones los ofrecen algunos proveedores o agencias de marketing para hacérselas llegar al usuario.

“Primero es verificar la fuente de la promoción, así como los datos de la página de Internet que la ofrece, en ocasiones el gancho para jalar al usuario a una página puede ser el beneficio que le brindan como un descuento o una rebaja o incluso te regalen un viaje a las Bahamas por solamente contestar una encuesta, esto es algo que es mejor validar”, aconsejó.

Revise el link

Otra medida de seguridad ante este tipo de promociones es verificar la liga de la página del establecimiento antes de comprar.

De acuerdo con el especialista en ciberseguridad, es fundamental cerciorarse del portal donde se navega sea auténtico, ya que en ocasiones se trata de páginas con algún tipo de malware que suplanta la identidad de las tiendas y comete algún tipo de fraude.

Detalló que en ocasiones, al abrir este tipo de ofertas, se puede redireccionar a otro tipo de  páginas, que pueden infectar el equipo o que al oprimir a algún botón se pueda robar información del comprador.

“Hay varios riesgos a los que el usuario se puede enfrentar y no es consciente de ellos”, alertó.

Doble verificación

Otra recomendación es ir directamente a la página de Internet de la tienda o comercio que lo está ofreciendo, sobre todo en aquellas de renombre y comprobar que lo que ofrecen es real.

El analista insistió que antes de comprar, debe tomar en cuenta que le solicitarán información para efectuar el cargo como el número de la tarjeta o la clave de seguridad, pero si le solicitan otro tipo de datos lo mejor es cancelar la compra.

“Hay información que bajo ninguna circunstancia el usuario debe de brindar ni tampoco compartir, es común que pidan tu correo electrónico o tu número telefónico, pero no información como tu clave de elector. En cuanto el cliente vea que le piden un dato que se sale de los parámetros de información relacionada a la compra, de inmediato debe detener la operación”, advirtió.

Insistió en que una vez hecha la compra, es necesario confirmar que se hizo el cobro o la transacción en la forma de pago que haya elegido el comprador.

Otros factores

Sobre este tipo de compras, dependencias como la Comisión Nacional para la protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señalan otros puntos a considerar antes de usar este tipo de promociones.

La Condusef destaca que aunque el proceso es sencillo y de manera general muy parecido a uno legal, es importante que el consumidor conozca otros factores que intervienen en la compra como la política de pago y de envíos, los cuales varían de acuerdo con cada tienda virtual.

De igual forma, informa que en el caso de este tipo de cuponeras o descuentos puede haber un cobro de comisión dependiendo de la forma en que se haga el anuncio.

Advierte que si bien toda compra por Internet tiene un riesgo, la Ley Federal de Protección al Consumidor establece disposiciones sobre temas de confidencialidad y seguridad que protegen al usuario.

La Profeco hace hincapié en la seguridad que debe tomar el usuario antes de hacer la compra, como hacer transacciones solamente en sitios conocidos y evitar a toda costa los enlaces a través de correos electrónicos, de anuncios o cupones

Insiste que una de las medidas de seguridad es revisar que la liga del sitio comience con el [https://www.] y que siempre cuente con un candado en el navegador, además de que lo idóneo es solamente usar una sola tarjeta para los pagos en línea.