La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los usuarios de Servicios Financieros (Condusef) atendió 42,901 reclamaciones en materia de seguros durante el 2017, lo que significó un incremento de 15% con respecto al 2016.

En un comunicado, la dependencia explicó que las reclamaciones por siniestros de autos asegurados representaron 42% del total; seguidas por las pólizas de vida, con 38% de las inconformidades, y las coberturas de gastos médicos mayores, que concentraron 6% de las quejas.

Según la comisión, 74% de los asuntos se atendió en la etapa de gestión electrónica u ordinaria y sólo 26% debió llegar al proceso de conciliación, resultando favorables al usuario prácticamente cuatro de cada 10 reclamaciones en dicha etapa.

Entre las principales causas de reclamación, 39.6% se dio por la negativa de la aseguradora en el pago de la indemnización; 17.2% se derivó por la solicitud de cancelación del contrato y póliza no atendida, y 8.4% por la inconformidad con el tiempo para el pago de la indemnización.

Quejas por el sismo

Por otra parte, derivado del sismo del 19 de septiembre del 2017, la Condusef atendió a 991 personas, de las cuales 712 fueron en materia de seguros, radicadas en 62% de los casos en la Ciudad de México, particularmente de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc, Coyoacán e Iztapalapa.

Un total de 583 personas (82%) fueron atendidas por daños de terremoto; 34 por daños en automóviles; 22 en daños causados por incendio; 19 en materia de seguros de vida, y otras 54 personas por diversos motivos.

Respecto a los seguros de vida, la Condusef recordó que ofrece un servicio denominado SIAB-Vida, dirigido a aquellas personas que consideran la posibilidad de ser beneficiarias de algún seguro individual o colectivo, pero desafortunadamente no cuentan con documentación al respecto.

A través de este servicio, la Condusef realiza la consulta a las 42 aseguradoras que operan en México este producto y, en un plazo no mayor a 20 días hábiles, en caso de arrojar resultados positivos, se les informa a los interesados ante quién y cómo reclamar los beneficios de las pólizas de seguro de vida localizadas en las diversas aseguradoras.

“Los interesados sólo tienen que acudir a las oficinas de la Condusef, llenar una solicitud acompañada de su identificación oficial y el acta de defunción del posible asegurado para saber si son beneficiarios de algún seguro”, agregó.

La comisión refiere que, tan sólo en el primer trimestre del 2018, se concluyeron 748 de este tipo de solicitudes, de las cuales en 28 casos los beneficiarios efectivamente resultaron ser los solicitantes. Por ello, la Condusef recomendó a las personas que cuenten con un seguro de vida que informen a los designados como sus beneficiarios para evitar este tipo de situaciones.

Esto es particularmente importante en el caso de los seguros de vida totales, consideró la dependencia, pues en caso de que éste falleciera, la aseguradora, para que continúe su vigencia, va tomado del fondo de inversión una parte para pagarla, por lo que se podría recibir menor indemnización.