Las comisiones son uno de los mayores ingresos de la banca. Tan sólo durante el 2017, el pago de este concepto significó ganancias por 108,000 millones de pesos, lo que representó 30% de sus ingresos.

Si bien el pago de este concepto al adquirir un crédito es difícil, al comparar se pueden encontrar diferencias de más de 100% en costos, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En conferencia de prensa, Mario Di Costanzo Armenta, presidente de la Condusef, recordó que 71% de las personas en México no compara los productos financieros al contratar; 27% no sabe si le cobran comisiones por su crédito de nómina, y 19% no sabe si le cobran la anualidad en su tarjeta de crédito.

En su más reciente informe sobre comisiones, la dependencia identificó 5,310 comisiones distribuidas en 35 conceptos, siendo los más comunes la impresión de estados de cuenta (de los cuales se cuentan 315 comisiones en el mercado); avalúo en crédito hipotecario (282) y aclaración improcedente en depósitos (279).

“Esto no quiere decir que se cobren todas, pero al estar registradas, la institución bancaria tiene la facultad de aplicarlas”, explicó Di Costanzo.

Los cobros más representativos

Los datos de la autoridad refieren que hay 223 productos sin comisiones en el mercado, que son los más básicos que por ley deben ofrecer las instituciones bancarias como tarjetas de crédito y cuentas de nómina.

Sin embargo, 1,299 productos sí cuentan con distintas comisiones por diversos conceptos. Según la Condusef, cada uno de estos productos tiene cuatro comisiones en promedio.

No obstante, hay unos que tienen un mayor promedio de comisiones que otros. Por ejemplo, las terminales punto de venta pueden cobrar una media de siete comisiones, mientras que el promedio para créditos personales es de dos.

En cuanto al nivel de cada comisión, la autoridad evaluó cinco vehículos de financiamiento: crédito de automóvil, hipotecario, de nómina, empresarial y mediante tarjeta de crédito.

Las diferencias entre una institución y otra en cuanto a los costos que cobran son notables. Para el caso del costo por apertura de un crédito automotriz, la comisión más baja la ofrece el producto Inmediauto HSBC, con 2%, mientras que la más alta es del producto Auto Personas Físicas de Inbursa, con 5.80 por ciento.

Otro caso que destaca es el de la anualidad. Mientras que el costo más bajo (entre los plásticos que cobran este concepto) es el de la Tarjeta de Crédito Famsa, con 200 pesos, la anualidad más alta es la de CitiBanamex Beyond, con 15,000 pesos.

El conjunto de todos los costos que conlleva un producto de crédito puede incidir en el aumento considerable del adeudo que tenga una persona.

Un ejemplo de esto es la Tarjeta Azul BBVA Bancomer, con la cual un hipotético adeudo de 15,000 pesos podría elevarse a 22,356 pesos por conceptos como la anualidad, pago tardío, pago mínimo y reposición de plástico, con el impuesto al valor agregado (IVA) incluido.

Recomendaciones para evitar pagar de más

Para evitar el pago de estos costos, o al menos procurar buscar el producto con las mejores condiciones, la Condusef exhortó a los usuarios a consultar el Buró de Entidades Financieras (BEF), donde podrán revisar a detalle las comisiones en el mercado.

A la par, Mario Di Costanzo recomendó consultar los estados de cuenta de los productos de crédito, ya que también hay varios casos de cobro no reconocido de comisiones.

“Por no revisar un estado de cuenta, puede pasar por alto una reclamación de una comisión que pudieran haberle estado cobrando”.

[email protected]