El verano es una de las temporadas donde los huracanes y lluvias pueden provocar estragos y pérdidas en su patrimonio, y actualmente, ante la coyuntura que se vive por la pandemia del coronavirus los gastos que se derivan de estos fenómenos podrían representar un riesgo para sus finanzas.

Los efectos causados por el huracán Hanna dan cuenta de los daños ocasionados en el norte de México, por fortuna, existen instrumentos que le ayudarán a amortiguar el golpe en su cartera ante este tipo de fenómenos, ¿cómo? a través de los seguros.

Muchos expertos refieren que la mejor arma de un seguro radica que en éste no tenga que utilizarse o hacerse válido. En el caso de los seguros para el hogar, éstos protegen su patrimonio en caso de algún siniestro por fenómenos naturales, incluidos los hidrometeorológicos; sin embargo, es importante que, previo a su contratación, evalúe todos los aspectos del producto como el costo de la prima, las coberturas que contiene así como las exclusiones, ya que de ello depende si el producto se ajusta sus necesidades.

En México, aún existe un rezago en cuanto a la cultura de la prevención y es que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo 4.5% de los hogares cuenta con un seguro de este tipo sin que esté vinculado a un crédito hipotecario.

De acuerdo con la comparadora de seguros Rastreator.mx, la persona que se encuentre interesada en contratar una póliza para su vivienda debe fijarse en que ésta cuente con la cobertura de riesgos hidrometeorológicos, la cual ampara la reparación de daños tanto en la estructura, pisos, cambio de muebles o electrodomésticos, entre otras protecciones para el hogar.

“La cobertura de riesgos hidrometereológicos ampara las pérdidas y desperfectos al inmueble provocados por huracanes, heladas, granizo, inundación por lluvia, vientos tempestuosos, entre otros. En ocasiones un siniestro de este tipo puede durar más de un día por lo que algunas compañías tomarán como evento si la precipitación dura más de 72 horas o para el caso de inundación podrá ser de hasta 168 horas. Al pasar ese lapso, puede que la aseguradora lo tome como otro imprevisto”, detalló.

Coberturas adicionales y exclusiones deben considerarse

Expertos del sector asegurador refieren que el costo de este tipo de productos equivale aproximadamente a 1% del valor total del inmueble y de los artículos que piensa asegurar.

En ese caso, la cobertura de contenido de la casa respalda los objetos que se encuentren dentro de la propiedad al momento del siniestro, por ejemplo, en una inundación.

“Se le considera contenido a las pertenencias que se encuentran dentro del inmueble, éstas pueden ser los muebles, aparatos electrónicos, ropa u objetos de uso personal”, refiere la comparadora Rastreator.mx.

En este sentido, explica que es importante que antes de elegir una aseguradora, cotice y compare con al menos tres compañías, ya que a partir de ahí podrá evaluar cuál tiene las mejores coberturas, qué exclusiones tiene la póliza, así como el costo de la prima del seguro para saber si está dentro del presupuesto que tiene contemplado destinar. Si actualmente sus ingresos se ven comprometidos, tome en cuenta que debido a la coyuntura que se vive por el coronavirus muchas aseguradoras cuentan con diversos esquemas de pago.

“En estos casos, la suma asegurada puede ser de 60% del valor de la construcción, pero esto dependerá de cada aseguradora”, asevera Rastreator.mx.

Mi auto también está en riesgo, ¿qué pasa con él?

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), si su auto cuenta con un seguro de cobertura amplia, éste cubre los siniestros generados por inundaciones y otros fenómenos naturales.

En cambio, si su póliza sólo es de responsabilidad civil, tiene la oportunidad de cotizar y contratar temporalmente una cobertura limitada con el fin de proteger su auto en este tipo de desastres naturales.

[email protected]