El programa de lealtad de puntos de las tarjetas de crédito bancarias podrían convertirse en un arma de doble filo, ya que puede incitar a que se gaste de más y con ello provocar un descontrol en el presupuesto, advirtió la Condusef.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), comentó que el esquema de puntos puede ser una buena opción al ofrecer algunos beneficios, como comprar con ellos artículos electrónicos, de oficina, de cuidado personal, hogar, cocina, renta de autos y pago de viajes, entre otros.

Sin embargo, existe el riesgo de que se exceda en compras fuera del presupuesto, lo puede desbalancearlo, sobre todo cuando se trata de adquirir productos que no se necesitan.

La Condusef explicó que todos los programas de lealtad funcionan de manera similar: por cada compra que se realiza con la tarjeta de crédito el banco da un porcentaje en puntos o millas que se pueden canjear por artículos, dinero en efectivo, boletos de avión y más.

Sin embargo, subrayó, los beneficios dependen del tipo de tarjeta que se tenga (clásica, oro o platino), ya que entre más alto sea el nivel del plástico, más promociones se dan pero también, mayor será la anualidad.

Comentó que una de las modalidades es canjear los puntos por artículos de catálogo, aunque muchas veces se pide pagar una parte del producto con puntos y el resto en efectivo.

Además de que este tipo de esquemas tienen un periodo de vigencia, que en su mayoría es de dos años y sin costo alguno, mientras que en el caso del banco Santander tiene un periodo de vida de tres años y un costo de 25 pesos más IVA.

Mientras que en la tarjeta de Scotiabank, Scotia Rewards Plus, aplica una cuota anual después de dos años de 200 pesos más IVA.

apr