Para la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el reto en la actualidad es formular una comunicación con los consumidores que brinde información accesible, entendible e intercambiable con el ciudadano, que actualmente se ha convertido en un consumidor más activo, que accede a espacios como las redes sociales para informarse y definir sus decisiones de consumo.

En el marco del Día Internacional del Consumidor, el titular de la dependencia, Bernardo Altamirano Rodríguez, reconoció tener el gran desafío de enfocar sus acciones para orientar al consumidor que se enfrenta a un universo saturado de información disponible que satura a la población todo el día y a través de diferentes vías de comunicación.

La gran tarea es generar información útil que llegue a los canales que utilizan los consumidores de manera cotidiana para conocer, con el fin de formar consumidores informados, activos y que tengan la capacidad de encarar a los malos proveedores , destacó.

CONSUMIDORES BIEN INFORMADOS

La Profeco recordó que la ley federal del consumidor creada en 1976 quedó corta, por lo que gobiernos tanto estatales como municipales podrían hacer mucho por el bienestar de los consumidores.

La ley creó un modelo de protección al consumidor totalmente centralista, con visión paternalista, que inhibió la participación de otros actores en esta tarea, como lo son los gobiernos estatales y municipales, además de los organismos empresariales que tienen su parte de responsabilidad , agregó.

Sin embargo, el avance de las herramientas tecnológicas que existen en la actualidad pueden fomentar la participación ciudadana de manera inmediata y generar una comunidad interesada y ocupada en defender los derechos del consumidor.

[email protected]