La mitad de ser listo lo representa saber acerca de qué somos tontos . Solomon Short (personaje del autor ?David Gerrold).

En estudios realizados en diferentes mercados financieros, se ha encontrado una aparente paradoja: el retorno anual promedio que a lo largo de los años tienen los inversionistas que invierten en fondos de inversión es inferior al que tienen los propios fondos en los que invierten. Pero, ¿cómo explicar ello?

Un conjunto de razones -explicadas de estudios de finanzas conductuales- se relaciona con lo que en la literatura al respecto se ha dado en llamar el efecto de dinero tonto , ello se refiere a las decisiones incorrectas que tomamos y que impiden que obtengamos el beneficio pleno del retorno que logran los instrumentos en los cuales invertimos.

Por ejemplo, un portafolio de inversión típico puede presentar variaciones de crecimiento o reducción de valor que al final de un periodo implicarán un retorno determinado. Sin embargo, si un inversionista no toma las decisiones correctas del momento de entrada y de salida de ese vehículo de inversión, podría estar siendo afectado por las caídas de precio del portafolio, sin recibir los beneficios de los momentos de alza del mismo.

En entornos financieramente volátiles -como los que se han presentado en los últimos años- el efecto puede tener un impacto de extraordinaria relevancia para el crecimiento de las inversiones.

Muchos inversionistas terminan periodos con retornos sumamente bajos o incluso negativos como resultado de realizar movimientos entre fondos que los afectan; piense en la pérdida de valor que potencialmente tuvo un inversionista que, habiendo invertido recursos en la cuenta de aportaciones voluntarias de su afore a principio del año pasado, después de las caídas de valuación de los meses de junio y julio, hubiese tomado la decisión de retirar sus recursos. Su pérdida podría haber sido similar al rendimiento que obtendrá en un año de una inversión futura.

CORRETEAR LA TENDENCIA

Una de las conductas que inciden en el anterior efecto, descrita por los investigadores Warren Bailey y Alek Kumar es conocida como corretear la tendencia , lo que se refiere a cuando los inversionistas identifican una tendencia a la alza en algún instrumento y mueven sus recursos hacia él, cuando probablemente ya recorrió la mayor parte de su camino y empezará a descender.

Estos efectos no son privativos únicamente de inversionistas con poca experiencia; está documentado que son conductas en las que incurren incluso inversionistas con amplia experiencia y acceso a la información.

A esta misma conclusión llegan por separado Andrea Frazzini y Owen A. Lamont en un estudio publicado por el National Bureau of Economic Research.

INVERSIONES PATRIMONIALES, LAS MÁS IMPORTANTES

Tratándose de inversiones patrimoniales de largo plazo, que son las que realmente importan para la creación de una riqueza que abone al bienestar personal y familiar, es fundamental evitar ciertas tentaciones de corto plazo, que llevan con frecuencia a pérdidas patrimoniales relevantes.

Todos queremos pensar que en el corto plazo podemos tomar decisiones que nos permitan obtener oportunidades relevantes de retorno en periodos breves. Pero a menos que seamos experimentados day traders, la realidad estadística es que ello es sumamente improbable y con frecuencia el retorno de las inversiones de corto plazo se comporta más como un evento aleatorio, que como resultado directo de las decisiones que tomamos.

Una visión de largo plazo y la decisión de evitar tentaciones derivadas de noticias de volatilidad de corto plazo, tendrán a la larga un efecto más benéfico sobre la estabilidad y la rentabilidad del patrimonio.

Reconocer el potencial peligro que estos temas representan, nos permitirá lograr tomar las decisiones necesarias para construir un futuro de mayor bienestar patrimonial para nosotros y nuestras familias.

El autor es politólogo, mercadólogo, especialista en economía conductual y Director General de Mexicana de Becas, Fondo de Ahorro Educativo. Síguelo en Twitter: @martinezsolares