Entre los 50 y 60 años se presenta la última oportunidad de acumular fondos previsionales; la contribución será mayor, ya que la capitalización de aportaciones será menor al de etapas anteriores.

El retiro es una etapa de la vida que requiere planificación; sin embargo, por el hecho de considerarlo un evento lejano se pospone su previsión.

En la actualidad, el retiro implica más que el cobro de una pensión. El aumento de esperanza de vida lo ha convertido en una etapa extensa de la vida, por lo que se hace necesario preguntarnos: ¿qué clase de retiro queremos? y ¿En qué forma deberemos gastar nuestro dinero durante esta etapa?, más importante, ¿cómo se puede prever el retiro y cuándo se debe comenzar a hacerlo?

¿Cuáles son las ventajas de planear el retiro desde edades tempranas?

Crear el hábito del ahorro para el retiro desde joven conlleva la ventaja del tiempo, ya que cada peso ahorrado podrá crecer de manera importante gracias al efecto de capitalización de aportaciones y rendimientos.

Entre más joven se comience a ahorrar, es posible realizar inversiones con un rendimiento esperado mayor en el largo plazo, ya que se contará con tiempo para afrontar los inevitables giros de los mercados financieros.

¿Qué opciones para planear el retiro se presentan entre los 30 y 40 años?

En este periodo es posible que la carrera laboral haya encontrado un buen desarrollo y que los ingresos percibidos sean el reflejo de esto.

En esta etapa normalmente se presentan gastos importantes, como hipotecas y la educación de los hijos,  por lo que resulta crucial encontrar la forma de realizar algún tipo de ahorro adicional para el retiro.

El portafolio de inversión en este momento no debería cambiar demasiado con respecto al de la etapa inicial; sin embargo, se debe empezar a modificar el perfil de inversión de los recursos, ya que el horizonte para resarcir la volatilidad de los mercados se reduce.

¿Es conveniente realizar ahorro voluntario si se está cerca de la edad de retiro?

Entre los 50 y 60 años se presenta la última oportunidad de acumular fondos previsionales. En este sentido, la contribución debe ser mayor, ya que el efecto de capitalización de las aportaciones realizadas en estos años será menor al de etapas anteriores.

Por otra parte, se cuenta con la ventaja de estar en el tope de productividad laboral y, probablemente,  se esté muy cerca de concluir gastos como hipotecas, créditos y manutención de los hijos. La estrategia de inversión deberá ser más cautelosa, ya que el tiempo no permitiría resarcir los efectos de la volatilidad financiera.

¿Con qué opciones cuentan las afores para ayudar a sus afiliados en la planeación de su retiro?

Las afores cuentan un esquema de inversión conocido como familia de siefores, el cual se encuentra alineado con el ciclo de vida de un individuo.

Este concepto ha sido aplicado para poder ofrecer un mayor rendimiento a aquellos trabajadores jóvenes que por su edad resulta razonable que asuman una mayor diversificación y un perfil de inversión conservador para aquellos trabajadores cercanos al retiro.

Adicionalmente, dicho esquema puede ser utilizado por los afiliados como un vehículo eficiente para efectuar ahorro complementario para el retiro, proporcionándoles un perfil de inversión que se modifica en función del horizonte de tiempo restante para su retiro.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org