Dicen que nuestra personalidad es única; las finanzas personales también lo son. En ese sentido, lo que puede funcionar para una persona quizá no le sirva a otra. Por ello, los expertos aunque coinciden en los conceptos difieren en la forma ideal de ponerlos en la práctica.

En este sentido, algunos expertos en finanzas personales sugieren que las personas deben concentrarse en lograr pequeñas victorias; es decir, cambios simples y progresivos que podemos ir implementando para mejorar nuestra salud financiera.

¿Por qué? Simplemente, porque no requiere de un esfuerzo importante. Pensemos por ejemplo en Julián. Él es una persona de clase media, que dice que por más que lo intenta no puede ahorrar.

Julián tiene algunas deudas, por lo que parte de su ingreso va al pago mínimo de su tarjeta de crédito. Además, todos los días se toma una pausa para comprarse un café y come en los alrededores de su trabajo.

Claramente, hay cosas pequeñas que Julián podría hacer para incrementar su salud financiera. Una sencilla y fácil de implementar sería simplemente dejar de comprar el café fuera una vez a la semana, para que no le cueste trabajo.

También podría abrir una cuenta en CetesDirecto y programar un ahorro automático de 100 pesos al mes, una cantidad que no extrañaría; de esta forma podría ahorrar casi sin darse cuenta. Más adelante podría ir incrementando esta cantidad, poco a poco. El 1% de su salario, luego 2% y así sucesivamente hasta alcanzar 10% de lo que gana; crecer a base de pequeñas victorias.

Muchos aseguran que las personas pueden lograr este objetivo sin mucho esfuerzo, un paso a la vez. Es más: dan ejemplos de gente que lo ha hecho y así ha cambiado su vida. Pero también hay muchos otros que empiezan y no logran incrementar su ahorro, porque su flujo de efectivo está ya demasiado apretado.

Por el contrario, otros expertos financieros sostienen que uno no debe enfocarse en cosas pequeñas, sino grandes. Algunos le preguntarían a Julián cuánto paga cada mes de puros intereses en sus tarjetas de crédito. Le dirían que llame al banco y trate de negociar algunos puntos porcentuales en su tasa, para lograr así un ahorro inmediato.

Aunque mucha gente lo dude, esto es posible. Se trata de ser paciente, de hacer una llamada al banco y pedirlo amablemente. A la primera nos lo negarán, pero debemos insistir. Podemos decir que otro banco nos ofreció una transferencia de saldos a una tasa mucho menor, por lo que antes de tomar la decisión les estamos preguntando si ellos tienen una promoción similar.

Uno puede agregar que uno ha sido cliente un largo tiempo, cumplido y que preferiríamos quedarnos con ellos. Si dicen que no, hay que solicitar a un supervisor y contarle la misma historia.

Si nos lo niegan, entonces sí hacer nuestra tarea: buscar una trasferencia de saldos como la ofrecen muchos bancos, con tasas muy competitivas y cancelar esa tarjeta de crédito.

Eso podría ahorrar a Julián una gran cantidad de dinero en intereses, podría liberar su flujo de efectivo y, de esta manera, ahorraría la diferencia. Empezaría en grande.

¿Funciona? Desde luego, pero no resuelve el problema de fondo. Quizá Julián siga usando su tarjeta y vuelva a apretar su flujo de efectivo. Es más: si es de esas personas que dicen que no pueden ahorrar porque parece que el dinero le quema las manos, probablemente se lo termine gastando y no haya servido de nada.

Las victorias pequeñas pueden funcionar y las grandes también. Ambas tienen sus ventajas y desventajas. Además, no están peleadas: Julián podría hacer las dos cosas.

Todo ayuda, pero debemos entender que lo que funciona para uno no necesariamente le es útil a otra persona. Ninguna recomendación puede ostentarse como la mejor manera de hacerlo .

Finalmente, quiero recalcar que desde mi punto de vista, los cambios verdaderos en nuestra relación con el dinero los duraderos se dan una vez que logramos tener claras nuestras prioridades en la vida.

El dinero que ganamos es escaso. Por ello, si logramos enfocarnos y dirigirlo primero hacia lo que más nos importa esas prioridades que ya tenemos claras habremos dado pasos firmes hacia el éxito.

Te invito a visitar mi página http://PlaneaTusFinanzas.com, Finanzas Personales en tu Vida. Sígueme en Twitter: @planea_finanzas