Acudir a una sucursal bancaria a pagar un trámite o solicitar un servicio puede ser tedioso, ya que puede demorar horas en lo que está formado y esperar su turno, cuando lo puede solucionar a través de una aplicación.

Con el fin de dar servicio a una comunidad cada vez mayor y agilizar los procesos, las instituciones bancarias apuestan por invertir en sus aplicaciones móviles y convertirlas en verdaderas oficinas de bolsillo.

Realizar transferencias, contratar algunos productos e incluso invertir son algunos de los servicios que puede solicitar a través de esta herramienta digital. Sin embargo, algunos otros procesos como solicitar una aclaración o la cancelación de un producto tendrá que realizarlos físicamente.

Datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) revelan que hasta diciembre del 2018, el número de usuarios que cuentan con servicio de banca móvil llegó a 8.4 millones.

De acuerdo con la institución, el número de adultos que tienen contratado este servicio bancario para realizar operaciones financieras básicas desde el celular pasó de 1.2 millones en el 2012 a 7.4 millones de adultos en el 2018 en el sector urbano.

Joel Cortés, director de la plataforma digital especializada en medios de pago Kardmatch, detalló que los servicios ofrecidos en la banca a través del celular permiten hacer más eficiente nuestra vida, y que cada vez se perfeccionan más para hacer o solicitar mas productos o trámites.

“Las aplicaciones móviles están dirigidas para agilizar ciertas operaciones en el teléfono, y el objetivo es el mismo que si se hace en una sucursal. Básicamente el usuario puede hacer toda la administración y gestión de su cuenta, lo que se hace a través de las apps y de la banca electrónica es mucho más eficiente, el usuario no pierde tiempo, es muy seguro y es difícil que se lleguen a dar errores”, afirmó.

Señaló que una de las ventajas de hacer esto en una app es que las operaciones son mucho más inmediatas, el usuario ahorra tiempo y es cómodo, ya que lo realiza sin salir de su casa u oficina.

Irene Flores, editora de la comparadora de servicios financiera Coru, indicó que entre los principales servicios en la app están consultar saldos y movimientos actuales y, hasta dos meses atrás, cambiar su NIP, transacciones entre sus cuentas y a terceros, entre el mismo banco u otro, pagar servicios como luz y teléfono, así como domiciliar pago de servicios.

Añadió que, dependiendo del banco, ofrecen otros servicios como obtener su token móvil, reportar y bloquear tarjetas en caso de robo o extravío, tramitar su portabilidad de nómina e incluso hacer inversiones y transferencias voluntarias a su afore.

El director de Kardmatch añadió que otros servicios que ofrecen estas herramientas es la activación de algunas alertas y de límites de gastos, así como el pago de impuestos locales y federales.

Misma validez

Los servicios o trámites realizados a través de las apps tienen la misma validez que si se hubieran hecho en una sucursal bancaria.

Cortés detalló que, cuando el usuario habilita la banca electrónica, en su contrato se estipula que acepta que, al otorgar sus contraseñas dentro de esta plataforma y solicita cualquier producto, ya no se requiere otra autorización.

“Si da un consentimiento a través de la banca electrónica, es suficiente y no se requiere la firma física del usuario. Hacer una operación a través de la app es igual que ir al banco y hacerlo de la forma tradicional”, explicó.

Irene Flores insistió en que, una vez hecha cualquier operación, ya no debe ir al banco a confirmar el trámite solicitado.

Desventajas

Sin embargo, pese a las ventajas que podría tener la banca móvil, también existen puntos en contra.

Cortés expuso que algunos trámites, como la cancelación de algún producto o la reclamación y/o aclaración de algunos, los debe realizar directamente en sucursal.

Destacó que incluso existe una diferencia entre lo que se ofrece en la banca electrónica como en las aplicaciones móviles, además de que depende del producto que tenga contratado con la institución, ya que no es lo mismo para una tarjeta de crédito que una de débito.

La editora de Coru indicó que en el caso de las operaciones interbancarias y domiciliar el pago de servicios tarda en realizarse 24 horas, lo que le resta inmediatez en caso de una emergencia.