En México es una realidad que la mayoría de las personas vivimos apretados y en ocasiones el recibir un ingreso extra representa un poco de oxígeno para nuestras finanzas personales.

Sin embargo, la participación de utilidades, por su misma naturaleza, es un ingreso que no se puede planear, con el que no deberíamos contar.

No todos los años las empresas producen utilidades fiscales, pues hay años buenos y malos.

Por ello, lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es verlo como tal, como un ingreso totalmente inesperado que puede ayudarnos a mejorar en mucho nuestra calidad de vida.

El dinero sirve, no se nos debe olvidar nunca, para cumplir metas que tenemos en nuestra vida. Entonces, ¿cómo aprovechar tu reparto de utilidades para vivir mejor? Aquí te damos algunas recomendaciones.

1Saldar o disminuir deudas. Desafortunadamente, esto es lo que harán muchas personas. Si podemos liquidar completamente alguna deuda, podemos sentir una mejoría inmediata y real en nuestro flujo de efectivo, lo cual nos puede poner en una posición más favorable hacia el futuro, sobre todo si se trata de tarjetas de crédito, que suelen tener unas tasas de interés altísimas.

Pensemos por un momento en la libertad que sentiríamos si ya no tuviéramos que hacer pagos de tarjetas y que la única deuda que tuviéramos fuese la de nuestra casa. La verdad, nos quitaríamos un gran peso de encima. Incluso si el único crédito que tenemos es el hipotecario, puede aprovecharse para adelantar mensualidades (siempre y cuando contemos con un fondo para emergencias).

En los primeros años del mismo (dependiendo del esquema contratado), hacerlo puede ayudarnos a reducir el plazo, así como ahorrarnos una buena cantidad de intereses.

2Iniciar o complementar nuestro fondo para emergencias. Muchas personas no cuentan con un fondo para emergencias; es decir, tienen pocas herramientas para hacerle frente a imprevistos. Es muy importante, sobre todo en épocas de crisis, porque nos brinda tranquilidad financiera y estabilidad ante eventos inciertos.

El fondo para emergencias debe contener un monto equivalente a entre tres y seis meses de nuestro gasto familiar promedio. Si no tenemos uno o no lo hemos provisto con esta cantidad, ahora es nuestra oportunidad de construirlo.

3Iniciar o contribuir a un plan personal de retiro. Muchas personas desconocen que en México es posible invertir en un plan personal de retiro y obtener grandes beneficios fiscales. Esto no sólo es posible a través de las afores sino también a través de cuentas específicas de plan personal de retiro autorizadas por el SAT, que ofrecen diversas instituciones financieras.

Los beneficios fiscales son muy importantes, sobre todo en la manera en que podemos hacerlos deducibles de impuestos en nuestra declaración anual, nuestras aportaciones en su totalidad (hasta 10% de nuestros ingresos o hasta cinco salarios mínimos elevados al año -109,171.50 pesos en el 2011 para la Zona geográfica A-). El ahorro fiscal representa un rendimiento casi automático muy interesante.

4 Abrir una cuenta de inversión para lograr una meta futura. Si contamos con un buen fondo para emergencias y nuestro plan de retiro está en marcha, entonces podríamos ocupar nuestro reparto en la realización de una meta futura, como el enganche de una casa o la realización de un viaje. Es importante, sin embargo, buscar instrumentos adecuados a nuestro horizonte de inversión (plazo) que nos ayuden a proteger y a incrementar el poder adquisitivo de los recursos que hemos ahorrado. El programa Cetes Directo puede ser una alternativa interesante, como también algún portafolio a nuestra medida construido con fondos de inversión.

5Donar. Siempre he pensado que es muy importante retribuir a la sociedad algo de lo que ella nos da a través de nuestro empleo. Soy un firme creyente de que lo que uno da de manera desinteresada regresa con creces. En México hay una gran cantidad de instituciones de asistencia privada que realizan una labor por apoyar diversas causas. ¿Qué mejor que hacerlo por un proyecto en el que creemos?

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com