Personas morales tienen hasta el día 30 de mayo para pagar las utilidades, mientras que las personas físicas con actividad empresarial pueden hacerlo durante junio.

Si la empresa para la que se labora registró utilidades netas por 300,000 pesos o más, tiene más de un año de existir y el empleado trabajó por lo menos 60 días, se tiene derecho a tal prestación.

En este marco, la firma de crowdfunding inmobiliario M2Crowd, sugirió que estos recursos tengan un buen uso y se destinen a pagar deudas para brindar estabilidad financiera.

Aunque inesperado, dicho ingreso podría ser una muy buena forma de liquidar deudas de tarjetas de crédito o disminuirlas considerablemente.

Otro consejo es adelantar pagos del algún crédito personal, de auto o hipotecario para disminuir la deuda y revisar si existe una penalización por pagos adelantados; debe analizarse qué conviene más, reducir el plazo o el monto de la mensualidad.

La siguiente opción es la creación de un fondo para emergencias, ya que uno de los motivos que desestabilizan las finanzas personales son los gastos imprevistos, y con parte del reparto de utilidades se puede crear el fondo para brindar tranquilidad.

Otra forma de sacar provecho a las utilidades es el ahorro, el cual puede ayudar a proteger ante cualquier imprevisto, además de evitar el endeudamiento al adquirir productos o servicios necesarios durante el año.