Salud, dinero y amor son los tres principales deseos que muchas personas se proponen año con año. Sin embargo, para que éstos sean realidad es importante mantener una buena organización. Por ello, con la llegada del 2020 aún está a tiempo de cumplir con metas que ayuden a su bolsillo.

De acuerdo con la Condusef, en México el aguinaldo se destina a hacer compras navideñas (57%), pago de deudas (37%) y en menor medida al ahorro (33 por ciento).

“No tener un dinero extra en enero y tampoco contar con un plan de gastos significa que los problemas de dinero comenzarán desde el primer mes del año. Lo mejor es tomarse un tiempo antes de hacer un presupuesto básico y saber a grandes rasgos cómo organizar nuestro futuro financiero en el 2020.

“Vale la pena intentar hacer un presupuesto, ya que está demostrado que si lo hace y lo mantiene a largo plazo es más probable que tenga liquidez mientras sale de deudas y corta gastos. Además, planificar los gastos no implica privarse de lo que realmente necesite”, explicó Luis Madrigal, director de Coru.

En este sentido, la plataforma de servicios financieros Coru realizó una serie de recomendaciones con el propósito de que las personas puedan llevar a cabo un presupuesto básico antes de iniciar el nuevo año.

Los básicos

De acuerdo con Coru, en primer lugar es importante que conozca sus ingresos, o bien cuánto dinero tiene. Para ello, la plataforma recomienda incluir el salario y todo aquel dinero extra que se recibe por renta de una propiedad, trabajos independientes y ganancias por ventas, entre otros.

“Si se reciben ingresos irregulares, se pueden promediar los últimos seis a 12 meses de ingresos recurrentes y usar esa cifra total. O bien, una estrategia más conservadora es elegir la cantidad mensual más baja que se haya percibido en el último año”, refirió la plataforma.

Además, agregó que no cuentan como ingreso el dinero de apuestas, de juegos de azar ni los puntos que las tarjetas de crédito generan por sus compras.

En segundo lugar, Coru aconsejó conocer sus gastos. Para ello, recuerde que éstos pueden ser fijos o variables. Los fijos son aquellos que destina para pagar cada mes en la misma cantidad, mientras que los variables pueden reflejar un mayor costo en algunos meses y en otros uno menor.

Por ejemplo, en el caso de los gastos fijos puede contemplarse el pago de renta o servicios como luz, agua, teléfono y gas, entre otros.

Respecto a los gastos variables, éstos podrá identificarlos como aquellos que destina para comida, transporte, ropa o diversión.

El tercer paso para llevar a cabo un presupuesto saludable consiste en restar los gastos de sus ingresos.

“Una vez que se sabe cuánto dinero se recibe al mes y cuánto se gasta, se suman todos los gastos y el resultado hay que restarlo a los ingresos. Este número dirá si está gastando de más o no”, detalló.

El plus

¿Qué pasa si el resultado de sus ingresos menos gastos es negativo? La plataforma refiere que esto se debe a que no alcanzan los ingresos para sostener el nivel de gasto que tiene, por lo que hay que recortar gastos o buscar más ingresos para evitar más daños en su bolsillo.

Si el resultado es positivo, el restante es dinero que idealmente se puede ahorrar, invertir o gastar con moderación, expuso Coru.

[email protected]