La esperanza y el temor son inseparables

y no hay temor sin esperanza

ni esperanza sin temor

Francois de la Rochefoucauld

Inicio con el pie izquierdo: Con una variación nominal negativa de -4.64% acumulada en el año hasta el viernes 21 de mayo en el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), muchos participantes muestran nuevamente preocupación y nerviosismo por el resultado anual.

Más allá del empleo de herramientas complementarias en estrategias a largo plazo que ayudan a identificar posibles cambios de tendencia, con objeto de disminuir riesgo (indicada el 27 de abril pasado) y del entendimiento de que la inversión patrimonial a mayor plazo en la Bolsa, no significa necesariamente estar siempre invertido ni tampoco en las mismas empresas, la nota estadística esta semana nos recuerda la cantidad de veces que en los últimos 25 años, el IPC acumulaba un saldo negativo o de ganancias menores a 10.0% a mediados de año y la manera en que concluyó todo el año.

Resultado: mitad y mitad

Independientemente del contexto de cada año en los que sus respectivas variables fundamentales, psicológicas, estructurales y técnicas, explicaron el comportamiento (ánimo) de los participantes, y de nula garantía que aporta siempre un dato estadístico, conviene señalar que desde 1985 el índice bursátil en México ha registrado en 25 ocasiones ciclos anuales con acumulación negativa o de ganancia nominal menor (abajo de 10.0%) durante sus primeros seis meses.

De esas 10 ocasiones, cinco de ellas, es decir 50.0% de las veces, los años concluyeron con un saldo negativo (ver tabla anexa).

Sin profundizar en aspectos fundamentales o estructurales, el objetivo de esta nota estadística es únicamente demostrar lo volátil y poco predictivo que puede ser la inversión bursátil en horizontes de menor plazo. Los escenarios pueden cambiar rápidamente, al igual que la actitud de los participantes. A mayor plazo, recordamos también, que el rendimiento anual promedio histórico a mayor plazo en el IPC ha sido cercano a 20.0%, una alternativa atractiva que exige siempre: 1) Conocimiento básico; 2) Metodología de inversión y, 3) Disciplina, y sin duda una buena ración de paciencia.

Naturaleza ganadora

Aunque hemos insistido en la condición volátil e incierta de la Bolsa (por ello se define renta variable ), también hemos comentado varias veces sobre su naturaleza ganadora.

El Índice de Precios y Cotizaciones cambia cada año (entran y salen emisoras). Existe una especie de competencia permanente por entre las más de 130 emisoras en el mercado accionario mexicano por generar mejores expectativas, que sean traducidas en demanda accionaria.

Las que logran dicho atractivo son las que forman e incrementan su peso en el IPC y por ello su tendencia mayoritariamente de alza en el tiempo.

El registro promedio anual del rendimiento del Índice de Precios y Cotizaciones es testimonio de su atractivo para quien entiende el concepto patrimonial a mayor plazo.

A pesar de haber transcurrido por momentos fundamentales muy difíciles (locales e internacionales), traducidos en años de pérdida, la alternativa bursátil ha sido y seguirá siendo la opción más atractiva para la construcción de un patrimonio para quien entiende su enfoque de mayor plazo.

Como comentamos anteriormente al calcular los rendimientos nominales promedio por año del índice bursátil en plazos de cinco, 10, 15, 20 y 25 años, el avance es de 20.0 por ciento.

*El autor es Director General Adjunto de Análisis y Estrategia de Ixe Grupo Financiero.

Ponce