A partir del 14 de junio, los afiliados al sistema de cuentas individuales administrado por las afores, cuentan con mayores posibilidades de diversificación en su ahorro previsional, derivado de las modificaciones al régimen de inversión de las siefores.

¿En qué consisten?

Con el objetivo facilitar la interpretación del régimen de inversión, las modificaciones contemplan la reclasificación de algunos instrumentos al interior de las categorías que integra la normativa.

De manera que la definición y clasificación de éstas refleje de mejor forma las características de los activos que las integran.

¿Qué instrumentos fueron reclasificados?

Los instrumentos Fibras: constituían una categoría dentro del régimen; a partir de ahora se considerarán como instrumentos estructurados.

Ofertas públicas iniciales (que antes integraban la categoría de estructurados): cuando el valor de capitalización de las acciones del emisor sea mayor o igual al correspondiente de las acciones de la empresa con menor valor de capitalización en el IPC, ahora serán consideradas como instrumentos de renta variable.

Las obligaciones subordinadas: dejan de ser consideradas como instrumentos estructurados, para ser clasificadas como títulos de deuda,

Cabe mencionar que las calificaciones crediticias mínimas requeridas para obligaciones subordinadas, serán determinadas por el Comité de Análisis de Riesgos, el cual es integrado por representantes del Banco de México, la CNBV, y la CNSAR.

¿Se modificó algún límite de inversión?

Derivado de la reclasificación, los límites para la inversión en renta variable se incrementaron, quedando de la siguiente forma:

I. Siefore Básica 1 (SB1): para los trabajadores mayores de 56 años, el portafolio de inversión de esta siefore se integra únicamente por instrumentos de renta fija, es decir, no se invierte nada en acciones.

II. SB2 (trabajadores de 46 a 55 años): puede invertir hasta 20% de los activos en instrumentos de renta variable.

III. SB3 (trabajadores de 37 a 45 años): hasta 25% de sus recursos en instrumentos de renta variable.

IV. SB4 (trabajadores de 27 a 36 años): tiene permitido hasta 35% de sus recursos en instrumentos renta variable.

V. SB5 (trabajadores menores de 26 años): Siefore con el perfil de inversión más diversificados, puede invertir hasta 35% de los activos administrados en instrumentos de renta variable.

Por otra parte, dado que las Fibras se integran a la categoría de instrumentos estructurados, se amplían los límites de inversión para esta clase de activos.

Por lo que a partir de ahora dichos parámetros ascienden a 15% de los activos de la SB3 a la SB5; 10% para la SB2; conservando 0% de inversión en la SB1.

El incremento en estos límites es de gran relevancia en términos de diversificación, ya que permite a las siefores contar con mayores opciones en activos que guardan correlaciones bajas con respecto a aquellos que actualmente se encuentran en el portafolio de inversión.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org