Cuatro de cada 10 mexicanos (41%) señalaron estar interesados en temas de economía nacional y finanzas públicas sin embargo, no sucede lo mismo con el ahorro y las finanzas personales, pues sólo 30% dice ahorrar de manera regular, de acuerdo con una encuesta dada a conocer por Principal.

En un comunicado, la empresa de soluciones financieras expuso que 33.4%de los ahorradores encuestados señala que lo hace para “lo que se ofrezca” en un futuro y 15.1% no tiene un objetivo en concreto.

En ese sentido, señaló que para organizar las finanzas personales y ahorrar es necesario planear y separar dicho ahorro para objetivos de corto, mediano y largo plazos; en caso del corto plazo, éste es menor o igual a un año. Aquí caben vacaciones, comprar un coche, un posgrado o una boda.

Para invertir con estos fines, recomendó considerar la seguridad del dinero, pues como se planea usar pronto, un imprevisto podría afectar el ahorro, por lo que se deben buscar instrumentos o inversiones con poca volatilidad que se ajusten a diferentes necesidades .

Otro factor es la liquidez, es decir, disponer de los fondos de forma rápida, sobre todo, porque si el fondo de emergencia se viera agotado, se usaría este ahorro para un imprevisto sin tener que esperar por días el cobro del dinero.

Mientras que en el mediano plazo, el objetivo es de entre uno a cinco años. A diferencia del corto, aquí sí es importante no tocar los fondos hasta que concluya el tiempo definido. Estas inversiones, además, requieren mayor planeación.

Si bien la seguridad es algo que debe estar presente en el ahorro, para estos objetivos se pueden aceptar productos con más volatilidad y menor liquidez, a cambio de obtener retornos de inversión mayores.

En tanto, el largo plazo es para objetivos de más de cinco años, aquí se considera el ahorro para el retiro o el pago de la universidad. en este caso son claves una correcta diversificación de activos y una planeación detallada y constante.