Ya sea por desconfianza o por falta de asesoría financiera, la mayoría de los mexicanos mantiene su capital bajo modelos tradicionales de ahorro, como las tandas o el guardadito bajo el colchón, lo cual puede otorgar la inmediata disposición de ese dinero, pero anula la generación de plusvalía, informó Principal.

En un comunicado, el grupo financiero expuso que la mejor forma de asegurar que el dinero produzca un rendimiento es invirtiéndolo, y para ello ya existen muchas alternativas en el mercado, como los fondos de inversión, que ayudan al usuario a mover sus ahorros de estáticos y vulnerables a un sistema de crecimiento.

A pesar del desconocimiento que se les tiene, las instituciones financieras procuran jugar en favor del inversionista, pues guían al interesado a generar un perfil y en la elección de los instrumentos de ahorro en los que puede colocar su capital.