El año pasado 22.4 millones de mexicanos fueron afectados por el cibercrimen, lo cual representó un incremento de 2.4 millones respecto al 2015, de acuerdo con la empresa Norton.

Además, abunda la firma tecnológica en su Informe sobre Ciberseguridad 2016, el país tiene uno de los mayores índices de inseguridad cibernética.

Pese a que en México actualmente los usuarios son más conscientes de los riesgos de seguridad en la red y de proteger su información, continúan con los hábitos en línea poco seguros, expone el reporte.

A lo anterior se suman el exceso de confianza así como la falta de conocimiento sobre los peligros en la web, y los tres son los principales factores que impulsan el desarrollo del cibercrimen, lo cual se refleja en el aumento de casos.

No obstante, disminuyó el impacto financiero en el país por ciberdelitos, el cual fue de 5,500 millones de dólares, es decir, 300 millones de dólares menos que en el 2015, aunque el tiempo invertido en lidiar contra este tipo de crímenes pasó de 24 a 28.8 horas.