Es un hecho que la pandemia ha dejado efectos negativos para la economía, actualmente es común caminar por las calles y ver anuncios de renta y venta de viviendas o locales comerciales, en este sentido, muchas personas que perdieron su fuente de ingresos se vieron obligadas a dejar de rentar e ir a vivir con sus familias.

¿Conoce a alguien que, durante la pandemia, haya tenido que abandonar el lugar donde rentaba? Este fue un escenario muy común. De acuerdo con el informe “La Situación Inquilinaria en México en el contexto de la contingencia sanitaria por Covid-19” de la organización Habitat International Coalition AL (HIC-AL) y el Instituto de Estudios sobre Desigualdad (Indesig), a nivel nacional, 16% de los hogares de menores ingresos en el país son arrendamientos, pero en la Ciudad de México  aumenta a 49 por ciento.

Tal es el caso de Zaida, quien tuvo complicaciones para continuar con el pago de su alquiler, ella renunció a su empleo por desacuerdos con la forma de trabajar de sus empleadores justo antes de la pandemia.

“Mi mamá vive en Azcapotzalco, yo vivía en la alcaldía Cuauhtémoc, en la Buenos Aires, tampoco era un espacio tan amplio, era una zona de riesgo y era lo que en ese momento yo me podía costear y estaba bien en términos generales; hablé con mi mamá en junio y le dije que seguía sin encontrar trabajo por lo que le pedí volver a su casa; me dijo que ya me había tardado”, comentó Zaida cuyo testimonio fue recogido en el reporte.

Destinan al pago de renta más de lo recomendado

El informe también muestra que los mexicanos aportan más de lo recomendado para el pago de su alquiler, ya que se observa que 10% de los hogares con menores ingresos a nivel nacional destinan 33% de sus ingresos para pagar el alquiler, mientras que este porcentaje se dispara en la Ciudad de México con 44 por ciento.

“Evidentemente, todos los aspectos de la vida han sido alterados. Las escuelas están cerradas y las niñas y los niños están estudiando desde casa. En este contexto, hay un tema al que no se le ha dado mucha importancia por parte del gobierno federal, (...) no se han establecido medidas de apoyo para quienes habitan una vivienda de alquiler, que corresponde a 15.9% de los hogares a nivel nacional y a 26% en la Ciudad de México”, detalla el reporte.

Expertos en finanzas personales aseguran que no se debe destinar más de 30% de los ingresos en el pago de la renta.

“Los expertos aconsejan que no debes destinar más de 30% de tu salario en una renta, lo ideal sería el 25%; sin embargo no hay una regla definida. Todo dependerá de tus necesidades y el sueldo que percibes. No existe una regla mágica que te ayude a determinar la cantidad de dinero que debes pagar por la renta; todo dependerá de lo que buscas, de tus necesidades y de tus ingresos”, explicó el portal iCasas México.

Por su parte, la fintech Kueski explicó que se recomienda destinar ese porcentaje debido a que es lo máximo que una entidad financiera puede prestarle cuando solicita un crédito hipotecario, “considerando que si tiene algún imprevisto, una cantidad mayor a esto puede desbalancear sus finanzas, la persona puede endeudarse y se va haciendo una bola de nieve”, agregó.

Jóvenes y mujeres, los más afectados

El reporte también se centra en cómo la desigualdad es más latente en personas jóvenes y mujeres respecto al monto que destinan para el pago del alquiler.

“A nivel nacional, mientras 34% de los hogares encabezados por hombres jóvenes pagan alquiler, esto sucede hasta con 45% de aquellos con jefatura femenina en el hogar. De igual manera, el porcentaje de hogares que paga alquiler en la Ciudad de México es de 60% para aquellos encabezados por hombres, pero aumenta hasta 80% para los encabezados por mujeres. Es decir, cuatro de cada cinco mujeres que encabezan un hogar en la Ciudad de México tienen que pagar mes con mes su alquiler”, revela el reporte.

Al revisar los rangos de edad se muestra que la mayor diferencia por sexo se encuentra entre los hogares jóvenes.

jose.ortiz@eleconomista.mx