(TERCERA DE CUATRO PARTES)

En esta serie hemos hablado ya de cómo determinar nuestra situación actual, salir de deudas, controlar nuestro flujo de efectivo, definir nuestras prioridades (esencial), y el ahorro, el cual, aunque es importantísimo, no es suficiente para alcanzar nuestras metas de largo plazo. Eso nos lleva al siguiente paso:

6.- Invierte con inteligencia. La gente siempre me pregunta dónde invertir o qué instrumento es más rentable. Como si fuera magia y como si hubiera que elegir sólo uno. Deberían estar pensando más bien en cómo invertir.

No existe la maravillosa inversión de alta rentabilidad sin riesgo. De hecho es muy distinto invertir dinero que podríamos necesitar en caso de una emergencia, a hacerlo para el retiro, con un horizonte de inversión de varias décadas.

Invertir con inteligencia significa, en realidad, crear un portafolio de inversión, bien diversificado, de acuerdo con nuestro horizonte de inversión y tolerancia al riesgo.

Es decir, si vamos a invertir para nuestro retiro podemos tolerar una cierta volatilidad en ese portafolio, porque es un horizonte muy amplio, pero que a la vez no nos quite el sueño por las noches. Desde luego hay muchísimas posibilidades, una gran cantidad de portafolios de inversión que podría cubrir esas características. La idea es encontrar aquél que maximice el rendimiento potencial.

Se dice fácil, y, si uno cuida los conceptos fundamentales, se puede encontrar un portafolio modelo bien hecho que lo logre.

7.- No olvides que debes proteger lo que es tuyo. En México hace falta mucha cultura de previsión y por ello frecuentemente la gente se olvida de esto. Entonces sucede una tragedia (por ejemplo, ocurre un accidente grave y ya no podemos trabajar, o bien, algún miembro de la familia contrae alguna enfermedad crónica de atención muy costosa).

Estas cosas pasan, pero también suceden muchas otras: perdemos el trabajo y justo ese mes el auto necesita una reparación mayor y ocurre una filtración en el techo de la casa. ¿Nunca te ha pasado que todo lo malo se junta a veces?

Por eso es tan importante proteger lo que es tuyo, y esto se debe hacer de manera inteligente también.

Enfócate primero en lo más importante: aquellas cosas que podrían ser graves, que, si suceden, podrían realmente comprometer tu situación financiera. Mucha gente comete el error de hacer lo contrario: no tienen seguro de gastos médicos pero sí compraron un pequeño seguro de prima baja, que les da 1,000 pesos por día si entran a un hospital. Eso en realidad sirve de muy poco cuando algo grave sucede.

Si tienes gente que depende económicamente de ti, por ejemplo, tus hijos, es fundamental tener un seguro de vida que los proteja si llegas a faltar, para que puedan continuar con su nivel de vida por lo menos durante un tiempo, y que te proteja a ti en caso de una invalidez total y permanente (es una cobertura adicional de casi todos los seguros de vida que sin duda debes incluir).

8.- Proteger también implica prepararte para días lluviosos. Hay cosas que suceden cotidianamente que no se pueden asegurar, por ejemplo, la pérdida de nuestro trabajo o una reparación grande en el hogar.

Además, los seguros, como de auto o de gastos médicos, tienen deducibles que pueden ser elevados cuando se traducen a monto. Por estas y muchas otras cosas todos necesitamos de un fondo para emergencias.

Casi todos los expertos sugieren que, por lo menos, cubra tres meses de nuestro gasto mensual corriente (es decir, no lo que ganamos, sino lo que gastamos en promedio cada mes).

Para un empleado eso quizá sea adecuado, porque en caso de un despido suele haber una liquidación de por lo menos tres meses de sueldo, que ayudan mucho. Pero, si uno es trabajador independiente o freelance, quizá necesite más.

Lo que yo recomiendo es: primero, construir lo más rápidamente posible un fondo pequeño, que cubra algún evento cotidiano o bien el deducible de nuestro seguro de auto. Por ejemplo, 10,000 pesos.

Desde ahí se puede partir para tener un pequeño colchón que puede ser de mucha utilidad y luego construirlo, poco a poco, con el tiempo.

En la cuarta y última parte hablaremos de otros puntos importantes, por ejemplo, el testamento, que es indispensable para proteger, también, a las personas que amamos.

Suscríbete a https://planeatusfinanzas.com y obtén de manera gratuita el mini-curso Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera . Sígueme en Twitter:

@planea_finanzas

jlanzagorta@eleconomista.com.mx