El mercado de las sociedades de inversión ha alcanzado el nivel más alto de su historia, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), a abril del 2010 el mercado cerró con 1,057,123 millones de pesos, actualmente esta industria cuenta con 33 operadoras de fondos, 480 sociedades y 1 millón 960,148 inversionistas.

Dentro del mercado se encuentran tres segmentos, el de Deuda de Personas Físicas con activos por 593,879 millones de pesos, el de Deuda para Personas Morales con 283,915 millones de pesos y el de Renta Variable con 179,329 millones de pesos.

Comportamiento en el 2010

Cada mercado tiene sus propias características, riesgos y oportunidades, en esta ocasión presentamos algunas de sus características:

Mercado de Deuda para Personas Físicas: El mercado de fondos de deuda para personas físicas está dividido por corto, mediano y largo plazo, siendo este último el más premiado en lo que va del 2010, pagando en promedio 6.68% neto, en este segmento es donde se encuentran la menor cantidad de activos e inversionistas, mientras que en el corto plazo se concentra 71% de los recursos.

Mercado de Deuda para Personas Morales: El mercado de fondos de deuda para personas morales también el largo plazo ha sido el mas premiado con 13.23%; sin embargo, los activos están concentrados en el corto plazo.

Renta Variable: Los fondos de renta variable han mostrado rendimientos mixtos, el promedio de los fondos que invierten en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores han pagado en promedio 2.24% mientras que los que invierten en acciones internacionales han pagado -3.84 por ciento.

Mejor aprovechamiento

Para aprovechar cada oportunidad que ofrecen los mercados y hacer crecer el patrimonio, lo más recomendable es planear a futuro, conocer sobre el mercado y administrar tus inversiones de corto, mediano y largo plazo, por ejemplo:

Corto plazo: las inversiones de corto plazo son por lo general de uno a 28 días y las debes utilizar para pagar tarjetas de crédito, crédito de auto, en fin todo lo que se refiera a créditos o pago de servicios.

Mediano plazo: tienen un horizonte de inversión hasta de un año y puedes ir ahorrando para un auto, un negocio u otro tipo de inversión, con el cual puedes llegar a obtener atractivos rendimientos.

Largo plazo: las inversiones a largo plazo tienen un horizonte de inversión arriba de un año, éstas son para empezar a hacer un patrimonio y utilizarlo para comprar una casa, planes de retiro, etcétera.

El mercado de renta variable es considerado también de largo plazo y aunque hemos pasado por algunos periodos recesivos, es lo que más ha dado a ganar a los inversionistas en los últimos 15 años.

*El autor es Vicepresidente de Inteligencia, de Mercados Asset Management Bancomer.

[email protected]

consejos familia