5. Invertir de manera inteligente. El ahorro es un elemento indispensable para la construcción de nuestro patrimonio; sin embargo, debemos entender que por sí sólo no es suficiente, particularmente para lograr nuestras metas de largo plazo.

En este sentido, hay historias de personas que durante toda su vida ahorraron de manera diligente, sólo para darse cuenta, al momento de su retiro, de que ese dinero no les alcanzaría ni para vivir los siguientes cinco años de manera cómoda.

¿Por qué? Porque fueron demasiado conservadores e invirtieron esos ahorros de manera segura en pagarés bancarios que les dieran durante muchísimos años intereses menores que la inflación. Por lo cual su dinero perdió poder adquisitivo con el tiempo y esa pérdida de poder adquisitivo se va haciendo más grande a medida que pasa el tiempo. Si hubieran invertido ese mismo dinero en instrumentos que les pagaran en promedio 3% de manera anual en términos reales, podrían haber logrado un retiro muy cómodo. Simplemente por el efecto bola de nieve del interés compuesto.

¿Cómo se logran rendimientos arriba de la inflación, si en casi ningún banco existen instrumentos que paguen por arriba de ese indicador?

Debemos empezar a acostumbrarnos a que los instrumentos de tasa fija, en el mejor de los casos, apenas nos pagarán la inflación. Incluso los de corto plazo puede ser que ni siquiera lo hagan, mientras que los de largo plazo quizá lleguen a darnos entre 1 y 3 puntos porcentuales por arriba de la inflación. Pero hay alternativas. El índice de la Bolsa Mexicana de Valores, en promedio, ha crecido 10% anual por arriba de la inflación en los últimos años. Claro que tiene riesgo y a veces hay caídas importantes. Pero por lo general, se recuperan tarde o temprano y a pesar de ellas, se puede alcanzar un rendimiento de esta naturaleza.

Claro, por ningún motivo estoy recomendando a la gente que invierta todo su dinero de esa manera. Esas caídas que de repente hay o esas subidas importantes se llaman volatilidad, que no es más que la definición de riesgo, en materia de inversiones. Y es precisamente por esa volatilidad la razón por la cual siempre se dice que la inversión en Bolsa es de largo plazo.

Pero, además, hay personas que aun invirtiendo a largo plazo no lo aguantarían: no podrían tolerar ver que en un estado de cuenta, sus ahorros de más de 20 años de repente perdieron la mitad de su valor. La naturaleza humana implica que esas personas se asustarán y venderán esas inversiones antes de que pierdan más . Por lo general, se salen en el peor momento, justo cuando las cosas empiezan a cambiar. Por ello, es importante construir un portafolio diversificado que tome en cuenta esos dos conceptos: tanto nuestro horizonte de inversión, como nuestra tolerancia al riesgo. Ésa es la combinación ganadora.

Por otro lado, nunca debemos invertir en un instrumento que no conozcamos perfectamente. Antes de tomar la decisión, debemos comprender cuál es su rendimiento esperado y su riesgo asociado. También debemos tomar en cuenta los costos o comisiones, porque ellos impactan de manera directa nuestro rendimiento o el beneficio de nuestras inversiones.

Además, debemos buscar aprender cada día más al respecto, porque como ya mencioné, la inversión inteligente también es clave en la construcción de nuestro patrimonio. Ahora bien, ¿cómo saber si nuestro portafolio de inversión se está comportando de manera adecuada? Eso es fácil: debemos compararlo contra su benchmark.

Es decir, si estamos invirtiendo en un portafolio 50% en Bolsa y 50% en instrumentos de deuda a largo plazo, entonces debemos comparar su desempeño frente a un indicador construido de la siguiente manera: 50% el índice de la Bolsa y 50% el índice de instrumentos de deuda a largo plazo. Si nuestro portafolio se desempeñó mejor que ese benchmark, quiere decir que nos fue muy bien. Por el contrario, si su rendimiento fue mucho peor, entonces debemos revisar qué fue lo que hicimos mal. Así de sencillo.

Para la gente que empieza, la recomendación es no tratar de ganarle al mercado , porque incluso los profesionales difícilmente lo logran de manera consistente. La forma más fácil de invertir es: la porción que queramos invertir en Bolsa la debemos destinar a un fondo de inversión que replique el rendimiento del índice, o bien, en un instrumento denominado NAFTRAC 02, que logra precisamente eso. Y para la porción que queramos invertir en instrumentos de deuda, debemos recordar que con CetesDirecto podemos acceder a los que emite el gobierno. No podría ser más fácil.

Te invito a visitar mi página www.planeatusfinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre Finanzas Personales.

[email protected]