Todas las personas pueden construir un patrimonio. Incluso aquellas que menos ganan: he sido testigo de ello. Pero además, no es tan difícil hacerlo, aunque sí requiere de mucha constancia, disciplina y, sobre todo, tiempo.

La verdad es que no hay demasiados misterios en la construcción de un patrimonio. No se requiere ser rico o ganarse la lotería o el melate. Pero sí se necesita inteligencia, carácter y deseos de superación. Se necesita tener la ambición de lograrlo.

Mi experiencia de tantos años de escribir esta columna de Finanzas Personales, de las asesorías que he tenido la oportunidad de dar y de los cursos en donde he aprendido como expositor, invaluables conceptos me permiten afirmar que la creación de un patrimonio es algo muy simple, que tendemos a complicar demasiado. No es más que un ejercicio constante y no hace falta más que la unión de varias piezas y un poco de sentido común para alcanzarlo. Pero también requiere de cierta información, como la que trato de dar en esta columna y en mi blog www.planeatusfinanzas.com

Los secretos para construir tu patrimonio

Hay varias piezas claves, pero sencillas, para lograr construir un patrimonio sólido. Todas ellas trabajan de manera conjunta y coordinada. Las mencionamos a continuación:

1.- Conocernos a nosotros mismos. Las finanzas personales son un componente importante de algo más amplio, que es nuestro plan de vida. En este sentido, la formación de un patrimonio debe ser parte de nuestro plan de vida. Debe ser algo que queramos lograr y eso debe estar respaldado por nuestros valores más profundos. ¿Qué es importante para nosotros? ¿Qué es lo que más valoramos?

Si en nuestros valores está la libertad, seguramente querremos tener una vida financiera que nos permita tenerla. Si valoramos nuestra salud, entonces querremos tenerla también en el aspecto financiero (recordemos que unas finanzas personales desequilibradas pueden producir estrés y problemas de angustia que pueden derivar en conflictos de salud). Si valoramos la seguridad, entonces querremos proteger a los nuestros.

Pero también ese conocimiento de nosotros mismos es lo que nos permitirá tomar decisiones acertadas. Porque en la vida no se puede tener todo, en todo momento, siempre tendremos que tomar decisiones sobre qué comprar ahora y qué comprar en el futuro. Son decisiones que impactan de manera significativa nuestra vida, así que no hay que tomarlas a la ligera.

¿Estamos dispuestos a comprar hoy esa pantalla plana, aunque se comprometa nuestro plan de retiro? Por lo menos tenemos que pensarlo, para tomar una decisión informada. ¿Estamos dispuestos a dejar de pagar el seguro educacional de nuestros hijos para comprar ese coche que tanto nos gusta? No hay respuestas equivocadas, porque todo depende de nuestros valores: ¿Qué es más importante para nosotros?

Conocernos a nosotros mismos es importante en muchos aspectos de nuestras finanzas personales, ya que es clave para lo siguiente:

a. Nos permite tener un consumo ordenado, al conocer nuestros ingresos y nuestro patrón de gastos, pero también nuestros objetivos financieros. Nos permite hacer un presupuesto equilibrado, que se adapte a nuestro plan de vida.

b. En materia de inversiones es esencial, ya que nos permite conocer, entre otras cosas, nuestra tolerancia al riesgo, que es un elemento fundamental en la construcción de un portafolio de inversión que sea adecuado a nuestras necesidades.

c. En cuestión de seguros, nos permite también elegir el nivel de deducible y cobertura que sea más adecuado a nuestro perfil. Hay personas que prefieren tener un ahorro en prima a cambio de contratar un deducible más elevado, y gente que por el contrario, prefiere tener el deducible más bajo posible aunque el costo del seguro sea mucho mayor.

*Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com - el lugar para hablar y reflexionar sobre Finanzas Personales. Twitter: @planea_finanzas.

jlanzagorta@eleconomista.com.mx