Aun cuando los mexicanos tienen la intención de ahorrar para su retiro, existen barreras de comportamiento que provocan bajos niveles de aportación voluntaria, reveló el estudio El uso de las ciencias del comportamiento para aumentar los ahorros para el retiro , de ideas42 y la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

El documento, basado en entrevistas a trabajadores del Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey con cuentas en alguna administradora de fondos para el retiro (afore), detalla que la población tiene inseguridad respecto del futuro y una predisposición al presente, lo que desalienta las aportaciones voluntarias y el ahorro en general.

Nadie puede desconocer la realidad del poder adquisitivo de los ahorradores, pero no es el único factor (que influye en el ahorro para el retiro) , dijo al respecto Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Consar.

Cuatro barreras conductuales

Derivadas de las dificultades para planear a futuro, el estudio identificó cuatro barreras conductuales que afectan el ahorro para el retiro: la falta de indicadores visibles; estar inmersos en el presente; la incertidumbre del futuro, que desalienta la acción, y que las afores no estén incluidas en el conjunto de opciones de ahorro.

En la primera de ellas, el estudio advierte que es difícil para las personas pensar de manera activa en algo sin indicadores que atraigan su atención. Por ello, dado que en México las contribuciones obligatorias se extraen automáticamente del sueldo mensual, los trabajadores no tienen muy presente cuánto capital tienen para su jubilación y, sobre todo, qué tan sano es ese ahorro.

Aunado a ello, añade el documento, en lo individual no vemos que otros hagan algo para ahorrar por su futuro, y ver a los demás adoptar una cultura consumista anima a dejar nuestras dudas financieras de lado.

La segunda barrera tiene que ver con la desestimación que existen de los beneficios futuros. Esto se da porque ahorrar a largo plazo puede sentirse como una pérdida en el presente, e imaginarnos en el futuro suele ser difícil , advirtió Alissa Fishbane, directora general de ideas42.

En tanto, David Munguía, asociado de la organización, ejemplificó que es como mirar por una ventana: los objetos más cercanos se ven a detalle, mientras los lejanos son borrosos y abstractos; nuestra interpretación del futuro funciona de manera similar .

Como tercera barrera, el documento advierte sobre los sentimientos negativos asociados al retiro, como la vejez, y un sentimiento de incertidumbre, lo que puede generar dos respuestas: incomodidad de la que se huirá, o un optimismo exagerado.

La primera respuesta evitará que ahorremos, pues lo asociamos a una tarea desagradable, especialmente si no estamos bien preparados para manejarlo por nuestra cuenta. Por ello, si no sentimos que tenemos un control de nuestros ingresos mediante un presupuesto, por ejemplo, existe la posibilidad de sentirse indefenso ante el retiro.

El segundo impulso deriva en una soberbia que hace pensar que el retiro se solucionará por sí mismo, e incluso se cree que seremos capaces de ahorrar suficiente sin importar cuándo empecemos.

La última barrera radica en que los mexicanos, al pensar en las opciones de su ahorro para el retiro, pueden pasar por alto a las afores. No obstante, el documento advierte que en este rubro son las administradoras las que tienen un gran reto que enfrentar.

Esto debido a que la capacidad de las entidades para informar y recordar a los trabajadores que son una opción valiosa es limitada, lo que se refleja en que algunas personas no saben a qué afore pertenecen o las opciones para realizar aportaciones voluntarias.

Asimismo, ideas42 advierte que el material de divulgación de las administradoras es a menudo muy complejo para ser de utilidad, y está escrito en lenguaje especializado. La combinación de falta de difusión, la complejidad de la información y percepciones negativas de las afores (derivadas de opiniones de familiares o amigos) hace que los trabajadores opten por opciones de ahorro con las que están más familiarizados, como el ahorro en casa o mediante tandas.

[email protected]