La homonimia es conocida como la persona o cosa con respecto de otra, que tiene el mismo nombre; es por ello que cuando diferentes personas tienen nombres iguales o parecidos, los actos realizados por uno de ellos pueden afectar directa o indirectamente en la vida cotidiana de los otros, y en este sentido, el tema de la homonimia relacionada en tema fiscales no es la excepción, convirtiéndose en un dolor de cabeza para los contribuyentes.

De acuerdo con la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), un caso de homonimia puede arrastrar consecuencias jurídicas importantes que podrían afectar la libertad o el patrimonio de las personas.

¿Cómo actuar ante un caso de homonimia? La Prodecon destacó que los contribuyentes deben tener presente que, ante una afectación derivada de un caso de homonimia, deberán demostrar que los hechos que la autoridad fiscal le pretende imputar son atribuibles a alguna persona diversa, pero para ello se debe acceder a impartición de justicia ante las instancias correspondientes.

“Mediante la Queja, Prodecon en su papel de Ombudsperson fiscal, interviene en la salvaguarda de los derechos de los contribuyentes, investigando y recabando los elementos de prueba que sirvan para evidenciar la violación de derechos y que la autoridad fiscal restituya al quejoso en el goce de los mismos”, refirió.

La Prodecon destacó que cuenta con el servicio de Representación y Defensa Legal, para apoyar a los contribuyentes de forma gratuita con disposición de los servicios de un abogado experto en la materia fiscal.

finanzas.personales@eleconomista.mx