El martes pasado hablamos del plan personal de retiro basado en el artículo 176 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta como un vehículo ideal para canalizar nuestro ahorro para esta importante etapa de nuestra vida.

Sin embargo, como mencionamos, el monto máximo que se puede deducir al amparo de este artículo es de 10% de nuestro ingreso anual o cinco salarios mínimos elevados al año, lo que sea menor, según la zona geográfica donde vivimos.

Esto significa que en el mejor de los casos (zona A), el monto máximo que podemos deducir en nuestra declaración anual es de 109,171.50 pesos para el ejercicio fiscal del 2011.

Para aquellos que tienen la posibilidad de establecer un ahorro mayor, la legislación fiscal brinda otro vehículo adicional, también muy atractivo, en el cual podemos deducir, adicionalmente a lo permitido por el plan personal de retiro, hasta 152,000 pesos.

Este vehículo es el ahorro con estímulo fiscal que está basado en el artículo 218 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

SUS CARACTERÍSTICAS

Su principal objetivo es fomentar el ahorro a largo plazo con un estímulo que permite diferir nuestros impuestos y, por ende, pagarlos posteriormente.

Pero esto tiene otro beneficio implícito: en el futuro podemos tributar a una tasa menor y esto en sí mismo puede convertirse en un ahorro adicional.

Por ejemplo: supongamos que hoy ahorramos 100,000 pesos en una cuenta especial para el ahorro que esté sujeta al artículo 218, es decir, los hacemos deducibles.

Si hoy pagamos impuestos a una tasa de 30%, esto implica un beneficio fiscal por 30,000 pesos.

Cuando retiremos los 100,000 pesos en algunos años (más sus intereses), tendremos que pagar impuestos. Pero puede darse el caso de que en ese momento tributemos a una tasa menor, es decir, si la tasa aplicable a nosotros es de 25%, al momento en que retiremos los 100,000 pesos los impuestos que se generan son de 25,000 pesos, ya hubo un ahorro.

Lo contrario no puede suceder si las tasas impositivas suben, el dinero que retiremos pagará impuestos a la tasa que estaba vigente cuando obtuvimos el beneficio fiscal. Nunca a una mayor.

PARA TOMAR EN CUENTA

A diferencia del plan personal de retiro, en este tipo de cuentas únicamente podemos invertir en sociedades de inversión en instrumentos de deuda.

Estas inversiones no pueden ser retiradas, traspasadas o recompradas por terceros antes de un plazo mínimo forzoso de cinco años, salvo en el caso de que el titular fallezca por cualquier causa.

Pero también podemos hacerlo en seguros: existe una amplia variedad de seguros que brindan los beneficios del artículo 218 y en algunos casos se puede invertir, además, en renta variable.

EL ARTÍCULO 176 VS EL 218

En resumen, en una cuenta especial sujeta al artículo 218 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el beneficio fiscal consiste básicamente en un diferimiento de impuestos y, por ende, son útiles no sólo para un ahorro a largo plazo, sino que también pueden ser instrumentos dignos de ser considerados como parte de una planificación fiscal más compleja.

Es importante reiterar que existe un plazo mínimo forzoso de cinco años (no se puede retirar anticipadamente en ningún caso, salvo fallecimiento del titular). Transcurrido el plazo mínimo, el dinero se puede dejar invertido para que siga creciendo libre de impuestos, por el tiempo que sea.

Te invito a visitar mi página: www.planeatusfinanzas.com -el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales-. Puedes seguirme en: @planea_finanzas