Guadalajara, Jal. ¿Qué tal suena invertir desde su smartphone o mediante una aplicación, o enviarle dinero a un amigo suyo que se encuentra del otro lado del mundo? Estos escenarios hasta hace poco eran inimaginables, pero cada vez son más factibles gracias a la inquietud por brindar servicios financieros de personas y empresas, destacaron especialistas en el marco del Jalisco Campus Party.

Los desarrolladores mexicanos de tecnologías financieras (fintechs, por su acrónimo en inglés) no sólo buscan perfeccionar los servicios ya proporcionados por estas plataformas y aplicaciones en el país, sino también entender qué necesidades financieras tiene la población, para buscar atenderlas a través de la tecnología.

Las fintechs están revolucionando las finanzas a nivel mundial; todo mundo conoce a Paypal o a los bitcoins, un montón de proyectos que han salido, y la revolución en este tema es tan importante que merece la pena dedicarle un espacio propio , dijo Raúl Martín, director general de Jalisco Campus Party.

Las fintechs apenas están empezando en México y están a punto de consolidarse en Estados Unidos y Canadá. Son la apuesta de cómo se va a digitalizar la banca privada; yo todavía veo en bancos colas y gente de manera innecesaria. ¿Cómo con la tecnología podemos empezar a digitalizar la banca privada? Esto tendrá un gran futuro, está creciendo de manera importante , refirió por su parte Jaime Reyes Robles, secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco (SICT).

Pagos llevan la delantera

Si bien en México aún no existe un servicio brindado por las fintechs que esté plenamente consolidado, Jorge Ortíz, presidente de la asociación civil Fintech México, considera que los pagos llevan la delantera.

Es el área que más desarrollo tiene por número de pagos, y a ésta le sigue el crowdfunding; cambió mucho por la fuerza que trae por el número de participantes , enfatizó.

Sin embargo, hay áreas de oportunidad que se están pasando por alto, consideró el especialista, y una de las más dramáticas es la de las remesas.

Es un área que se debe consolidar en las fintechs, definitivamente, ya que es un jugador muy importante en México , añadió Ortíz.

Contrario a este servicio, que bien podría funcionar, dado que una gran parte de la población lo ocupa y conoce, las inversiones están lejos de consolidarse, más si se le conceptualiza como una actividad que se realice a través de canales digitales.

En inversiones estamos lejos, porque, en primer lugar, no hay una cultura de ahorro en el país, y esta cultura es la que deriva en la inversión. Al carecer de este conocimiento, la gente tampoco sabe, entonces el mercado no puede desarrollarse .

Asimismo, aunque ya existen coberturas que pueden ofrecerse vía Internet, como las que protegen a los automóviles, es un producto financiero que también se encuentra lejos de la consolidación en nuestro país, pero que podría traer grandes beneficios a la población en general.

En seguros, tampoco somos muy profundos (las fintechs), pero sí se puede desarrollar algo a corto plazo y es bastante necesario, sobre todo para la gente de bajos ingresos, porque las familias más necesitadas son las que más sufren de desastres naturales, ya que viven en zonas marginadas o vulnerables, y, cuando les pasa algo, son más vulnerables al no tener un seguro , indicó.

Regulación debe generar confianza

La desconfianza es uno de los mayores obstáculos para que la gente utilice servicios financieros digitales, por lo que la regulación a nivel federal debe buscar proteger a los usuarios, para que éstos tengan confianza en las nuevas tecnologías y, eventualmente, la industria fintechs tenga una mayor presencia.

Al final, pueden salir muchos proyectos que sean engañosos. Protección es lo que necesita el sector, que haya certeza. Ojo, no barreras de entrada , manifestó Raúl Martín, director general de Jalisco Campus Party.

El rechazo a invertir en las fintechs y no buscar cómo generar que la gente pueda confiar en ellas puede tener un efecto contraproducente.

Si no somos capaces de crear fintech en México, llegará un Uber en fintech, y se quedará con el mercado; es así de simple: esto es global y si no se quiere trabajar aquí, nos lo vamos a perder. Las regulaciones que frenan la innovación no sirven de nada , indicó Raúl Martín.

Por otro lado, manifestó que lo ideal sería que entidades financieras y emprendedores en tecnologías de este sector trabajaran de la mano; sin embargo, por varias causas esto no suele ser posible.

[email protected]