¿Es usted de las personas a las que alguna vez, al llegar al cajero automático, la pantalla le informaba que tenía línea abierta a un crédito y no lo aceptó, pero tres meses después solicitó un préstamo a un banco y le fue negado? ¿Conoce a alguien que pasó por esa situación? Crédito, sí, tanta ayuda que puede dar, pero que de no tratarlo adecuadamente, atrae, también, ciertos problemas.

Para Wolfgang Erhardt Varela, vocero del Buró de Crédito, el financiamiento no hay que verlo como un instrumento para endeudarse.

Un buen historial sirve para aumentar las posibilidades de conseguir un buen crédito. Para lo primero que una persona puede querer un crédito es para un bien de consumo, un bien duradero y que realmente necesita , comentó.

Especialistas en temas crediticios coincidieron en que para tener un buen historial y, por ende, acceder de mejor forma a un préstamo, son necesarios cuatro puntos: comenzar su experiencia en cuestión de créditos, realizar los pagos puntuales, mejorar la capacidad de pago y mantener el historial crediticio (score) de forma positiva.

Ángel González, director general de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor, comentó que un primer paso es comenzar el historial crediticio obteniendo una tarjeta de crédito.

Para comenzar en el mundo de los créditos, lo mejor es determinar qué monto de nuestro salario, de nuestro presupuesto familiar, podemos usar para acceder a un crédito , comento.

Para la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), hay una situación adicional: aparecer en alguna Sociedad de Información Crediticia (SIC).

Según esta institución, aparecer en el Buró de Crédito no es malo, lo que importa es la forma en la que se aparece.

Si es de los que paga puntualmente, su historial será positivo y tendrá abiertas las puertas para futuros créditos; si tiene incumplimientos o ha dejado de pagar, su historial resultará negativo y será difícil que quieran prestarle , indica la Condusef.

Los especialistas coincidieron en que si no está en alguna de las SIC que hay en el país, no será tan fácil que una empresa le dé un crédito, pues no tendrá los elementos para evaluar su desempeño como deudor.

Los cuatro puntos esenciales

Los especialistas coincidieron en que al seguir estos breves y sencillos puntos se le abrirán diversas puertas de futuros créditos:

  1. Inicie el historial crediticio. Obtener la tarjeta de una tienda departamental es un buen inicio para comenzar a reflejar lo buen pagador que es.
  2. Realice pagos puntuales. Si hace de forma puntual sus pagos, será deseable para otros otorgantes de crédito, que lo verán como buen pagador.
  3. Mejore su capacidad de pago. Esto se consigue de una forma sencilla: no ocupe tantos créditos como quisiera, porque eso disminuye su capacidad de pago. En caso de tenerlos, liquide los créditos más caros porque generan altos intereses y también cancele los créditos innecesarios.
  4. Mantenga el historial crediticio. Es fundamental para que, en caso de solicitar un nuevo crédito, éste sea aprobado. La mejor forma de mantenerlo es pagar oportunamente todos los créditos adquiridos con anterioridad.

¿Qué deuda pagar primero?

Existen deudas que, por sus características, deben ser una prioridad, por lo que las primeras que debe solucionar son:

  • Agiotistas y prestamistas particulares.
  • La familia (esto dependerá de cada caso en particular).
  • Cajas populares y financieras.
  • Créditos hipotecarios.
  • Automotrices.
  • Tarjetas de crédito y préstamos personales (comenzando por las más bajas y dejando las más altas al final).

Errores que debe evitar

Los especialistas recomendaron una serie de tips para evitar a toda costa tener alguna deuda:

  • Pedir prestado para pagar lo que debe.
  • Sacar de una tarjeta para pagar otra.
  • Rematar sus bienes.
  • Hacer negociaciones sólo de palabra.
  • Actuar de forma precipitada.

salomon.rodriguez@eleconomista.mx