Una de las principales causas de los escenarios económicos que se están presentando en países que integran la Comunidad Económica Europea es alto nivel de endeudamiento y obligaciones a cargo de los gobiernos, presentándose casos como los de Italia, Grecia, Portugal, Irlanda y España, donde su deuda tiene una magnitud que se mide en varias veces su PIB.

¿Cuál es el papel de los pasivos en materia de pensiones en la situación fiscal de la zona euro?

La reciente crisis en Europa demuestra que sistemas de pensiones que no cuentan con mecanismos de autofinanciamiento­ incrementan severamente los problemas fiscales de una nación.

De esta forma, los pasivos no fondeados de los sistemas pensionarios se encuentran bajo severo desequilibrio.

Por ejemplo, en Portugal dichos pasivos ascienden a 491% del PIB; en Italia representan 364%; en Irlanda, 405%; en Grecia, 875%, y en España, 255 por ciento.

Adicionalmente, estos sistemas no valúan sus activos a precios de mercado, por lo que el valor real de sus inversiones aún no es conocido, lo que puede incrementar los márgenes deficitarios.

Ante el rescate económico aprobado por los países líderes de la zona euro, se ha destacado la necesidad de que los países antes mencionados tomen medidas para reducir sus pasivos pensionarios.

En Grecia, como parte de las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno, se contempla el incremento de la edad de retiro de los 61 a los 65 años, y un recorte de las pensiones de 35 por ciento.

¿Cómo contribuyen las finanzas públicas sanas los sistemas de pensiones?

Las ventajas de los sistemas de pensiones basados en cuentas individuales han quedado demostradas a través de las situaciones de crisis que han solventado, teniendo comportamientos robustos, generando ahorro interno y buenos rendimientos para los afiliados.

Así fue comentado en el VIII Seminario Internacional de la Federación Internacional de Asociaciones de Pensiones (FIAP) , celebrado el 6 y 7 de mayo del año en curso.

En ese contexto, se informó que en el 2009 se recuperó el valor de los fondos de pensiones en todos los países, registrando un incremento promedio de 41 por ciento.

Esta recuperación se debió en buena medida a la rentabilidad obtenida, que fue positiva en todos los países, fluctuando entre 5.6 y 32.9%, con un promedio de 16.2 por ciento.

De especial relevancia es el caso de América Latina, con respecto al cual organismos internacionales, como el Banco Mundial y la OCDE, comparten la opinión que todos los sistemas de pensiones basados en capitalización individual resultaron fortalecidos en el 2009 después de la crisis financiera y económica global.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org