En el largo plazo, la inversión en renta variable ha tenido un mejor desempeño que otros activos financieros. El análisis del comportamiento histórico de estas inversiones nos da la razón. Por lo general el asumir un mayor riesgo debería recompensarte con un más alto rendimiento.

La inversión en renta variable más simple es la compra de acciones, la cual representa una participación en el capital de una empresa, es decir, convierte al inversionista en socio pasivo en un porcentaje específico. En términos de rentabilidad de la inversión, la utilidad o pérdida dependerán del precio de venta o salida más los dividendos pagados por el negocio. Para el inversionista es importante valorar el precio de entrada como el objetivo de rentabilidad de la inversión.

Las cuatro ventajas más significativas de realizar las inversiones de capital en un mercado reconocido son:

1. El precio de las transacciones se fija por la oferta y demanda de las acciones.

2. Existen reglas de protección a los inversionistas minoritarios por parte de las autoridades.

3. Las empresas, para poder ser listadas en esos mercados, cumplen requisitos estrictos.

4. Y, por último: las compañías listadas entregan información financiera públicamente en forma periódica y supervisada.

Ésta es muy relevante para poder dar seguimiento al desempeño de las empresas en las que se invierte o se planea hacerlo.

Para hacer inversiones responsables es necesario hacer una valuación de las empresas con toda la información disponible, seguir las fluctuaciones de los precios de las acciones para poder aplicar análisis de tendencias como el técnico. Las empresas mejor valoradas son aquellas cuyos resultados presentan consistencia, crecimiento y en general solvencia económica.

Una manera fácil de tener a disposición un equipo de analistas y de gestores de portafolios experimentados con capacidad de hacer el análisis fundamental de las empresas y con un control de los riesgos de un portafolio es a través de los fondos de inversión de renta variable.

Los fondos de inversión se pueden entender como la asociación voluntaria de varios inversionistas con un objetivo similar de inversión para alcanzar las economías de escala que disminuyan los costos y aumenten la capacidad de diversificación, es decir, buscar aumentar la rentabilidad y disminuir el riesgo. En la mayoría de los casos, para acceder al mercado de capitales en directo, se requieren altos montos de inversión; estos fondos dan acceso a la inversión en renta variable a montos menores.

Existen diferentes fondos de inversión de renta variable de acuerdo con el objetivo y régimen de inversión que está publicado en el prospecto de cada sociedad de inversión. Este producto está supervisado por las autoridades, lo que representa un grado mayor de protección al inversionista.

En el mercado mexicano, para aumentar la transparencia de los fondos de inversión es obligatorio que un proveedor de precio determine el valor de mercado de todos los instrumentos de la cartera; existe también la obligación de que un externo realice con estos precios la valuación contable del portafolio.

Como conclusión, la inversión en capitales en el largo plazo puede ser rentable si se realiza responsablemente, con información financiera confiable para hacer una valuación más asertiva, si se cuenta con la capacidad de hacer este análisis fundamental exhaustivo; los fondos de inversión de renta variable son un producto regulado capaz de dar la diversificación requerida para este tipo de inversiones.

El autor es Head of Global Equities –Asset Management de BBVA Bancomer.