Cuando se habla de finanzas personales no hay nada más recomendado y tristemente ignorado que contar con un fondo para emergencias.

Se trata de un ahorro diseñado específicamente para cubrir imprevistos. Los expertos consideran que debería guardar de tres a seis meses del sueldo, aunque esta cantidad dependerá de su capacidad de ahorro y nivel de consumo.

A final de cuentas, este monto será bastante considerable como para tenerlo en su buró o debajo del colchón por lo que es ideal invertirlo con algunas consideraciones.

Debido a su naturaleza (para emergencias), este ahorro no debería invertirse en instrumentos que lo obliguen a ciertos plazos, que lo penalicen por retirar antes de tiempo o con alta volatilidad (riesgo), lo mejor será invertir en un fondo de deuda con liquidez diaria.

Estos fondos por lo general muestran muy baja volatilidad y regularmente son más seguros, puede ganar sin tanto ajetreo y tener a su disposición su dinero todos los días, casi como si se tratara de una cuenta de cheques.

LOS EVENTOS INESPERADOS

El fondo para emergencias se utiliza, en la mayoría de los casos, ante eventos inesperados como el deducible de algún seguro, gastos médicos que no son cubiertos por el mismo, averías mecánicas y eventos más serios y contundentes como quedarse sin empleo.

Este colchón de seguridad se ideó bajo una sencilla pregunta: ¿si el día de hoy su fuente de ingresos se viera truncada, cuántos días podría vivir (sobrevivir) con esos ahorros?

Tristemente, muchas personas no aguantarían más de un mes y la mayoría tendría que recortar abruptamente sus gastos.

Por ejemplo, en el vecino país del norte, sólo 24% de las personas cuenta con seis meses de reservas de su sueldo a pesar de que las crisis económicas, como hemos visto, no avisan.

Lograrlo no es tan fácil. Su fondo para emergencias es un ahorro esencial que debe ser una tarea permanente de chicos y grandes, separando un porcentaje del sueldo cada quincena hasta lograr la meta.

Debe acostumbrarse a no convertir este ahorro en su caja chica ; por más tentador que sea, no lo utilice para cubrir los gastos de fin de mes, porque invariablemente será habitual el autorobo.

Si al final de la quincena enfrenta dificultades económicas, no tome el camino fácil, mejor revise su nivel de consumo y determine si debe adecuar el porcentaje de ahorro mensual.

NO ES UN SUSTITUTO DEL OTRO TIPO DE SEGURO

No pierda de vista que el colchón de seguridad nada tiene que ver con otro tipo de inversiones ni con la planeación del ahorro para el retiro.

Tampoco sustituye la necesidad de contratar algún seguro de vida, gastos médicos, automotriz, vivienda, etcétera.

Muy pocos seguros ofrecen protección en caso de desempleo, por lo que la mayoría de las veces nada va a ser más útil en el corto plazo, ante cualquier imprevisto, que tener los recursos a la mano.

TODO DINERO DEBE PRODUCIR INTERESES

Por último, no olvide que todo dinero debería estar produciendo intereses (sin importar su naturaleza y objetivo) y que el cochinito no es un buen lugar para guardar el capital.

Para esta meta, nada mejor que un fondo de inversión de deuda a corto plazo con liquidez diaria, ideal para preservar el patrimonio.

*Associate Procesos Comerciales Asset Managment BBVA Bancomer.