Los bancos, aseguradoras y las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple no son las únicas entidades financieras que se sumaron en apoyar a sus clientes por la crisis económica derivada del coronavirus; las empresas fintech también se unieron a esta iniciativa.

Doopla, Prestadero y YoTePresto son algunas que ofrecen una prórroga en los préstamos que otorgan de manera digital a sus solicitantes.

Los directivos de cada una de estas fintech señalaron que, al igual que los bancos, los clientes que deseen acceder a este tipo de beneficio deberán cumplir con ciertos requisitos además de que este apoyo dependerá de la situación de cada crédito, el monto y el comportamiento de pago de cada usuario.

Juan Carlos Flores, director de la plataforma Doopla, detalló que la reestructuración por las afectaciones económicas derivadas por el Covid-19 es de cuatro meses, pero se puede extender hasta seis.

Puntualizó que con el fin de apoyar a los acreditados, Doopla ha realizado descuentos especiales a aquellos que lo requieran que van desde 10 hasta 50% del monto del pago mensual, y con ello evitar que el cliente caiga en impago.

Este beneficio también implica cambiar la fecha de término del crédito y los meses adicionales generarán los intereses pactados al momento en que los inversionistas realizaron su inversión.

Gerardo Obregón, director general de Prestadero, explicó que desde marzo pasado anunciaron la implementación de prórrogas, siempre y cuando el cliente estuviera al corriente.

Precisó que desde el momento que en que los clientes contactan a la fintech, analizan cada solicitud de prórroga sobre el diferimiento de pagos para detallar cómo hacer la reestructuración del préstamo, o bien, aplazarlo a más meses para que disminuya el pago de la mensualidad.

Detalló que en comparación con abril, mes en el que comenzaron a aplicar este beneficio, en mayo sí empezaron a aplicar el pago de intereses al tramitar dicha prórroga.

El directivo explicó que si el cliente está interesado en solicitar la ayuda solamente deberá enviar un correo electrónico a la dirección info@prestadero.com, exponiendo su caso y el equipo lo estudiará, si éste es aceptado, se activará la opción de tramitar el apoyo en línea a través de la página de Internet de la fintech.

“Tenemos que analizar si el cliente de verdad le afecta la crisis económica y si es así, se puede diferir otro pago. En general la aceptación ha sido muy buena tanto por los solicitantes como los inversionistas”, aseguró.

Indicó que de acuerdo con estadísticas de Prestadero, tan sólo en abril, 58% de los solicitantes eligió diferir su préstamo.

“Las fintech estamos tomando medidas porque vislumbramos una situación complicada, tanto ahora, como en los próximos meses debido a que la reactivación de la economía será paulatina”, indicó.

En el caso de la plataforma YoTePresto, su director general, Rubén Chávez, detalló que cuentan con tres alternativas: la primera es un periodo de gracia de uno a cuatro meses en donde los clientes pueden optar por diferir sus pagos hasta el final del plazo y los intereses del periodo de gracia se redistribuirán en los pagos pendientes, esta medida sólo aplicará para aquellos clientes que llevan sus pagos a tiempo.

“Si el cliente tiene un crédito y le faltan 10 meses por pagar, pero solicita un periodo de gracia de tres meses, ahora el plazo sube de 12 a 15 meses, y en esos meses se reparten los intereses que no pagó durante el periodo de gracia”, explicó.

Precisó que durante este periodo de gracia no se cobrarán comisiones extras, se mantendrá la tasa de interés y solamente se dividirán los intereses no pagados entre el resto de los meses restantes.

La segunda es una recalendarización, medida disponible para aquellos clientes que anterior a la pandemia, ya habían solicitado una negociación por tener problemas con el pago de sus créditos y que por la crisis derivada, solicitan reagendar los pagos acordados.

La última medida es la reestructura, la cual se aplica a aquellos clientes que fueron afectados en sus ingresos debido a que cerraron su negocio o quedaron desempleados y que a corto o mediano plazo no puedan recuperar su principal fuente de ingresos. Este beneficio consiste en renegociar el contrato original del crédito otorgando plazos más largos para pagar y bajar la cuota mensual.

montserrat.galvan@eleconomista.mx