Cada año se habla de la cuesta de enero y se escribe mucho acerca de cómo afrontarla; sin embargo, considero más útil hablar de cómo podemos evitar caer en ella.

La llamada cuesta de enero se debe, en gran medida, a una administración de nuestro dinero poco eficiente.

Diciembre es el mes en el que se observa mayor desequilibrio en el balance ingreso-gasto de las familias, derivado de los gastos extraordinarios para las festividades navideñas y de la gran cantidad de atractivas ofertas de temporada, ocasionando que dejemos de lado los pagos ya comprometidos a realizar a principios de año.

De tal manera que en enero los ingresos parecen no ser suficientes para hacer frente a dichos compromisos, provocando en algunas ocasiones la necesidad de recurrir a préstamos con altas tasas de interés o, incluso, tener que empeñar valiosas pertenencias.

La clave para evitar caer en la cuesta de enero es contar con una adecuada planeación financiera que cada uno de nosotros debemos determinar.

Una vez que contemos con nuestro balance ingreso-gasto, es indispensable ser muy disciplinados con éste.

Aspectos a seguir

Enseguida enuncio aquellos aspectos que deben ser considerados para realizar una adecuada planeación financiera, los cuales le ayudarán a evitar caer en la cuesta de enero el próximo año.

1. Con base en su ingreso, realice un presupuesto de gasto mensual, considere un porcentaje de su ingreso para destinarlo a un instrumento de inversión como sociedades de inversión, mejor conocidas como fondos, las cuales son fáciles de utilizar y existen alternativas para cada tipo de inversionista.

2. Evalúe los gastos que desea realizar con los ingresos extraordinarios, como su aguinaldo, tratando de invertir un porcentaje de éste.

3. Elabore, con su familia, un presupuesto para las compras navideñas, no olvide los pagos que deberá realizar a principios de enero, como colegiaturas.

4. Trate de comprar con la mayor anticipación posible aquellos obsequios que de ante mano sabe que realizará en las fiestas de fin de año, esto evitará que sature su tarjeta de crédito en diciembre y le será más sencillo liquidarla en enero.

5. No se deje llevar por las ofertas aparentemente atractivas de la temporada navideña, más aún si se trata de artículos superfluos.

6. Revise frecuentemente el saldo de sus tarjetas de crédito, son útiles, pero deberían verse como un medio de pago más que como un medio de financiamiento; ya que las tasas de interés que cobran son muy elevadas, trate de pagar más del mínimo y de preferencia liquidar la totalidad cada mes.

Su planeación financiera comienza hoy, recuerde que la clave para evitar la cuesta de enero el próximo año es llevar un estricto control del origen de sus recursos y, sobre todo, un riguroso control de la aplicación de los mismos.

No olvide que la capacidad económica de la mayoría de las personas es limitada y, por ello, no es recomendable gastar en aquellos bienes o servicios que más adelante pudieran provocar desequilibrio en su balance ingreso-gasto.

*El autor es VP Ventas/Asset Management de BBVA Bancomer.

[email protected]