La temporada navideña inició. Diciembre es uno de los meses más esperados por muchas personas no sólo por las fiestas o regalos, también por el aguinaldo.

Ante la esperada llegada de esta prestación social, es común que este recurso sea utilizado para hacer compras de temporada y muy poco como una oportunidad de ahorro y previsión. En un contexto de incertidumbre económica como el que ahora se vive, lo mejor es darle un uso responsable e inteligente, a fin de favorecer la estabilidad financiera.

Arturo Rosales, director de Finanzas de la plataforma inmobiliaria Homie.mx, afirmó que la mayoría de los trabajadores, al saber que van a recibir su aguinaldo, empiezan a comprar de manera impulsiva.

Una vez que el trabajador reciba esta prestación social, se recomienda hacer un presupuesto para ver dividir este flujo de capital extra en diferentes rubros como deudas, ahorro, inversión o para una compra programada; de esta manera se evitará despilfarrar esa liquidez.

“Debido a la incertidumbre económica que estamos viviendo, hay que ser prudentes con las finanzas personales para evitar caer en dificultades. Si se está muy endeudado, hay que usar este aguinaldo y destinarlo para sanear las finanzas y otra parte ahorrarlo o invertirlo”, aseguró.

En opinión del directivo de Homie, en estos momentos se debe evitar a toda cosa caer en más endeudamiento, pero si ya se tiene planeado comprar algún artículo debido a la urgencia de adquirirlo, se recomienda hacer un presupuesto tanto de bienes como de precios para evitar salirse de esa lista.

A su vez, la operadora de fondos de inversión Principal, indicó que uno de los errores más comunes que cometen los trabajadores con su aguinaldo es que la gente “lo debe antes de tenerlo”, por ello insistió en la importancia de darle un buen uso y considerarlo como una posibilidad extra de ahorrar y no de gastar.

“Asegúrese que, al recibirlo, su plan sea destinarlo a algún objetivo que brinde beneficios y estabilidad financiera a un mediano o largo plazo”, detalló.

Ahorrarlo o invertirlo, la mejor estrategia

Por lo anterior, los expertos enfatizaron sobre la importancia de guardar y conservar ese dinero, de preferencia destinarlo en cualquier producto financiero que genere rendimientos o bien, proteja su patrimonio.

Si se planea comprar un seguro, el directivo de Homie recomendó que sea una póliza de vida o de gastos médicos mayores para asegurar a la familia ante cualquier circunstancia, así como una póliza de vivienda para blindar su hogar.

“Si se va a invertir o contratar un seguro, se debe buscar el producto que más se acople a las necesidades de cada persona y las metas que se quiere llegar. Lo mejor es pensar en escenarios futuros y analizar con qué recursos se cuentan si la situación laboral, económica o sanitaria se llega a complicar, por ello hay que ser prudentes”, alertó.

Principal recomendó que, ante la difícil crisis que se vive, lo mejor es anticiparse y reservar una parte del aguinaldo para crear un fondo de emergencias, esto servirá como una forma de blindarse ante posibles emergencias que llegaran a ocurrir como una enfermedad o la pérdida del empleo, e incluso, para afrontar la tradicional cuesta de enero, la cual será mucho más difícil de enfrentar que en otros años.

En cambio, si planea invertir, la operadora de fondos dijo que primero debe tener claro el objetivo que se quiere lograr para después buscar el mejor producto financiero. Por ejemplo, si busca ahorrar para el retiro, puede contratar un plan personalizado para el retiro o un fondo de inversión si busca generar rendimientos en un mediano o largo plazo.

“Si está en sus posibilidades, se recomienda distribuir el capital a fin de poder cumplir distintas metas. De este modo, sabrá que su dinero habrá aportado a una meta con beneficio mayor para su futuro y estabilidad financiera”, especificó.

montserrat.galvan@eleconomista.mx