El costo promedio por la pérdida total de un vehículo por inundación, lluvias o desastres naturales podría llegar hasta 160,000 pesos, según cálculos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en el 2018.

A esto hay que sumar que México es uno de los países más vulnerables a fenómenos hidrometeorológicos; por ejemplo, 15% del territorio está expuesto a riesgos asociados con lluvias o ciclones.

Las lluvias, además de caos vial e inundaciones, pueden generar averías en los vehículos que los automovilistas deben pagar de sus bolsillos. Por esto es recomendable contar con un seguro de autos con una cobertura, ya sea limitada o amplia, que cubra los daños generados por el clima.

Aunque en México es obligatorio tener un seguro de auto para circular, hasta 70% de los automovilistas no cuenta con el indicado o no tiene, según la AMIS.

Por si fuera poco, de acuerdo con Axa, durante la época de lluvias, los accidentes vehiculares en el país tienden a incrementar hasta 35%, por lo que, si es automovilista, es necesario que esté preparado para enfrentar estos fenómenos naturales con su seguro de auto.

A través de un comunicado, la aseguradora señaló que los daños más comunes que presentan los autos en temporada de lluvias son los mecánicos, como desbielamiento y daños a la suspensión; afectaciones severas en el interior del auto, así como daños al sistema eléctrico.

Recuerda que, para que un seguro cubra los daños materiales de su auto causados por inundaciones, es necesario que cuente con una cobertura amplia, y considere las condiciones generales que establece su póliza, de esta forma su auto estará protegido ante los daños originados por tormentas, huracanes, ciclones e inundaciones.

Sepa cómo actuar

En su comunicado, Axa agregó una serie de recomendaciones para saber cómo actuar con su vehículo en esta temporada de lluvias.

En primer lugar, indicó, ante una lluvia intensa, lo recomendable es, detenerse y esperar a que cese o disminuya, encender las luces para hacer visible la presencia de su vehículo y mantener distancia.

La segunda recomendación consiste en manejar con precaución, procure viajar a una velocidad que le permita maniobrar y evite, en la medida de lo posible, los charcos y baches.

En tercer lugar, enfatizó, revise que sus llantas estén en buenas condiciones.

La cuarta recomendación es sobre su póliza: la aseguradora invitó a los conductores a revisar las coberturas y vigencia de la misma para no tener sorpresas en caso de emergencia.

La quinta y última recomendación, dijo, es siempre tener a la mano una copia de su póliza, así como el número de emergencia de su aseguradora, esto le ayudará a evitar contratiempos.

Recuerde que, si su auto quedó varado en una inundación, puede solicitar la asistencia de una grúa que lo llevará al taller de su preferencia; si cae en un bache, su seguro, de acuerdo con la cobertura que adquirió, puede cubrir desde envío de un mecánico para cambio de llantas, hasta la reparación de un daño mayor a consecuencia del percance, e incluso en caso de inundación o caída de un árbol, su seguro cubre desde la reparación hasta la indemnización por pérdida total.