Muchas veces la gente se ve engañada cuando le hacen un plan de ahorro a largo plazo o le venden un seguro dotal. Los simuladores de muchas instituciones suelen hacer proyecciones muy elocuentes, suponiendo tasas de interés en ocasiones elevadas, pero que se olvidan de tomar en cuenta una variable sumamente importante: la inflación.

Veamos un ejemplo sencillo. Jorge le preguntó a su asesor financiero cuánto debería ahorrar cada mes para juntar, dentro de 16 años, un capital de 800,000 pesos, suficiente para pagar la universidad de su hijo.

El gerente de la sucursal sacó su calculadora y le contestó: suponiendo un rendimiento de 5% sobre tus inversiones, deberías ahorrar 32,250 pesos al año durante 16 años. Si uno hace el ejercicio, se dará cuenta de que, efectivamente, con estos supuestos se juntaría dicha cantidad en el periodo esperado.

Pero hay un pequeño detalle: dentro de 16 años la educación universitaria va a costar mucho más, por efectos de la inflación. Si suponemos que los costos educativos subirán 5% cada año, dentro de 16 años esa educación universitaria costará más del doble: 1 millón 663,000 pesos, aproximadamente.

Entonces, si Jorge pusiera en práctica ese ejercicio tan simplista e hiciera caso a los cálculos que le presentó su asesor financiero, se quedaría muy corto de su meta.

Si te han hecho cálculos similares o proyecciones de ahorro para el retiro, revísalos.

Una alternativa podría ser tomar en cuenta la inflación esperada. Es decir, pensar que en realidad necesita juntar 1 millón 663,000 pesos en lugar de 800,000 pesos. Este podría ser un enfoque, pero ¡aguas!, en realidad nadie sabe cómo se comportará la inflación en el futuro (5% del que hablábamos antes es un simple supuesto que es bastante incierto).

Por eso, recomiendo mejor hacer todas las proyecciones y ejercicios, considerando el uso de una tasa real. Es decir, lo que esperamos ganar por arriba de la inflación. De manera conceptual e ilustrativa, esto significa que si logramos obtener 10% de rendimientos en un año en que la inflación fue de 4%, entonces nuestro rendimiento real es de 6% aproximadamente (la fórmula no es simplemente una resta, pero la intención es ilustrar el concepto).

¿Por qué una tasa real?

Simplemente, porque uno puede conocer rendimientos reales históricos de los distintos instrumentos de inversión. Obviamente la historia es sólo una guía, pero ayuda mucho.

Claramente, en el mundo las tasas reales han disminuido con el tiempo, por eso es importante revisar nuestro plan financiero por lo menos una vez al año y ajustar nuestros supuestos (y contribuciones) de la misma manera.

Lo que sí es un hecho es que utilizar como supuesto una tasa real, en lugar de tratar de adivinar cuál será la inflación esperada, genera resultados mucho más estables.

La tasa real de los productos de inversión

Las inversiones en pagarés bancarios usualmente pagan menos que la inflación, es decir, la tasa real es negativa. Pero afortunadamente hay muchas otras opciones.

La inversión en instrumentos gubernamentales de corto plazo, como los Cetes a 28 o 91 días, usualmente ha pagado tasas de interés muy cercanas a la inflación. En este sentido, la tasa real de interés que podríamos ganar en estos instrumentos es alrededor de 0% (es decir, sólo conservamos el poder adquisitivo de nuestro dinero). A veces es mayor, a veces menor (como ahora, que es negativa).

En instrumentos gubernamentales a largo plazo (ojo, siempre debemos escoger un plazo que se adapte a nuestro horizonte de inversión), podríamos lograr rendimientos reales de entre 2 y 3 por ciento.

La Bolsa Mexicana de Valores ha dado mucho más: rendimientos reales de entre 7 y 9% promedio anual, pero con mucha mayor volatilidad y con un horizonte de largo plazo.

Ahora bien, como siempre he dicho, uno debe invertir en un portafolio diversificado que esté acorde con su horizonte de inversión y tolerancia al riesgo. En este sentido, uno puede utilizar estos supuestos para determinar, según la composición de su portafolio, cuál podría ser su rendimiento real a largo plazo

Te invito a visitar mi página http://PlaneaTusFinanzas.com, Finanzas Personales en tu Vida. Sígueme en Twitter: @planea_finanzas.