Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón .

San Mateo 6:21

Hace algunos días, tuve la oportunidad de participar en un ciclo de conferencias con jóvenes universitarios. Participo con frecuencia y entusiasmo en estos espacios con objeto de transmitir experiencias y ayudar a descubrir a los jóvenes oportunidad de la inversión bursátil desde edades tempranas. Les recomendé, como siempre, entender esta inversión como debe ser: asumiendo el rol de dueños o accionistas.

Esto significa: entender el negocio ( nunca inviertas en algo que no entiendas ), sentirse entusiasmado y orgulloso de él (decía San Mateo 6:21 Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón ). Para ello, es indispensable tener empatía y/o interés. El interés puede darse en la medida en que conocemos el éxito (sólido crecimiento) en la trayectoria y perspectiva de la empresa en que queremos ser accionista (dueños), que la rentabilidad de su negocio es muy próspero, que cuenta con una estructura financiera sólida, que los directores de la misma son honestos y transparentes en sus decisiones y/o que ofrece una política de dividendos muy atractiva. ¡Sí!, todo ello genera interés. La empatía, mientras tanto, puede descubrirse de una manera relativamente fácil .

Comparto con usted el ejercicio que recomienda el empresario y analista Jim Collins, autor de libro Good to Great (De buenas a grandiosas) para identificar la empatía que usted pueda tener con una empresa.

EMPATÍA

Dibuje tres círculos que se intersecten (combinen) en el centro. Titule al primer círculo pasión , al segundo talento y al tercero dinero . Escriba en el primero todo aquello que le apasione… Todo aquello que realmente le guste hacer o que haría si tuviera suficiente tiempo o dinero. Ahora escriba en el segundo, todo aquello para lo que usted considere que tenga talento, en lo que sea bueno profesionalmente o de manera recreativa. Ahora apunte en el tercero aspectos relacionados con formas en las que usted hace (gana) dinero o cómo lo gasta (principalmente).

En el ejemplo hipotético que comparto, existe una empatía inicial con empresas relacionadas con educación, deportes y/o tecnología. En la medida en que encuentre coincidencia entre los contenidos de cada círculo usted tendrá mayor empatía con una empresa y ése será un buen punto de partida para decidir en cuáles empresa le gustaría asociarse en la Bolsa de valores. Es, sin duda, un buen inicio para conocer la inversión que va a llevar a cabo.

Recuerde que la inversión bursátil no es una ciencia exacta. En mi experiencia, le aseguro que su éxito termina siendo una combinación de componentes de 1) conocimiento o capacidades básicas , 2) sentido común y 3) temperamento. La columna de hoy estuvo en el borde de los primeros dos componentes. ¡Saludos!

*Es Director de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX.

Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]